comunidades

Lemon curd with Extra Virgin Olive Oil


Combinar sabores, condimentos, texturas, hacer mezclas arriesgadas y conseguir platos nuevos a mí me gusta, me entretiene y me ejercita el paladar. Casi siempre. Poque hay veces que el paladar necesita sus cosas simples. Porque también en la comida, en ocasiones, menos es más. Os comento esto para que si un día os enfrentáis al lineal de las palomitas de microondas en un supermercado estadounidense, estéis preparados psicológicamente para encontrar metros y metros de lineal con palomitas de todo tipo. De todo tipo menos palomitas normales con sal (buscar palomitas sin sal y hacer una expedición para recuperar el Santo Grial es más o menos equivalente aquí así que nos conformamos con buscarlas con sal).

Combining different flavors, condiments, textures, blending and mixing different ingredients to create new meals is at the same time fun and exciting and it keeps my palate active and awake. Most of the time. Because sometimes what my palate needs is just something simple, some rest. Because with food it is also true that less is more. A simple lemon curd with just the touch of Extra Virgin Olive Oil can represent a heaven of peace for our usually busy with spices palates. Lets give them a rest. Lets keep it simple.

Scroll down for recipe in English
Palomitas con mantequilla, con extra de mantequilla, con queso, con queso y mantequilla, con queso y jalapeño, con sabor a bacon, a cacahuete, palomitas con sabor a tarta de manzana, a canela, a cereza, a peppermint, a chocolate, palomitas de caramelo de toda la vida, pero también de caramelo con almendras, de nueces garrapiñadas, de yogur de frambuesa... todo eso lo he visto yo con mis ojos. Con mis ojos que daban vueltas intentando encontrar las palomitas normales. Ya mareada por fin le pregunté a una empleada del súper. Intentaba explicarle mientras me miraba raro que yo quería palomitas sin nada. Cuando volvió en sí al entender lo extraño de mi petición me soltó lo siguiente: Ah, usted lo que quiere es el "corn flavored popcorn", o sea, las palomitas de maíz, con sabor a maíz. ¿Cómo?, ¿que el sabor a maíz también se lo echan? ¿Como los demás sabores? Mire, sabe qué le digo, que me enseñe donde venden los granos de maíz que ya me hago yo las palomitas en la sartén.
Y es así con muchas cosas: el atún lo hay con cuatrocientos mil condimentos, pero así atún en aceite, de eso poco. Lo hay con limón, con aceite y tomillo, con eneldo, con pimienta, con tomate y albahaca... A veces tengo la sensación de que en este país la gente tiene el paladar muy acostumbrado a condimentar mucho las comidas y no aprecian los sabores puros de las cosas. Y no soy yo precisamente de quejarme de este tipo de cosas porque a mí me encanta el picante y me encanta aderezar las comidas y darles toques distintos, pero a veces uno quiere jamón de york y punto, no jamón de york ahumado al aroma de leña de arce con toque de sirope del mismo arce. Es que no veáis que cansancio mental me entra al hacer la compra con todo lo que hay que leer los paquetes.


En fin, que a veces hay que valorar las cosas sencillas. Porque hay cosas sencillas que tienen mucho sabor. Intenso y rico y no hace falta darles más vueltas. Y la receta que os traigo hoy es una de esas cosas que me parecen de lo más sencillo que hay en cuanto a ingredientes y preparación y el resultado es tan rico y tan suave...
El lemon curd es una cremita a base de limón y huevos que normalmente lleva mantequilla para darle cremosidad. Yo no es que sea enemiga a muerte de la mantequilla porque tiene sus momentos y hay cosas en las que es imprescindible y además da muy buen sabor, pero hay otras preparaciones en las que se puede sustituir perfectamente por aceite de oliva y el resultado es, a mi modo de ver, aún mejor. Este es uno de esos casos.

He usado aceite de oliva virgen extra porque es el que nos gusta en casa. Os lo recomiendo y siempre podéis elegir una variedad de Virgen Extra que sea suave. A mí reconozco que no me importa el saborcillo aceitunero así que no suelo poner mucha atención y si un AOVE me gusta lo uso para todo.


El lemon curd se puede comer a cucharadas como hago yo cuando aún está caliente y no me ve nadie, o lo podéis untar en tostadas, en muffins, usar para rellenar tartas... Yo lo voy a usar (si me queda algo) para una recetilla muy simple y graciosa que intentaré traeros la semana que viene. Mientras tanto lo podéis ir haciendo y conservarlo en la nevera. Lo podéis envasar al vacío también como si fuera mermelada.
Antes de pasar a la recetita os cuento que con la foto anterior me he unido a un reto de fotografía culinaria que ha propuestos Cocinando Sabores para ver si aprendo algo. Este mes se trataba de que en una de nuestras composiciones fotográficas, aunque hubiera más elementos, quedara claro quién es el protagonista de la foto. En mi caso es el tarrito de lemon curd.
Vamos ya con receta.

Ingredientes

2 huevos enteros + 2 yemas

100 grs de azúcar

zumo de 2 limones y medio (de tamaño medianito normal)

ralladura de un limón

medio vasito de los de caña de AOVE (unos 50 ml)
Preparación

Ponemos a hervir agua en el fondo de una cazuela grande. Vamos a querer una capa de agua pequeña porque sobre esa cazuela pondremos luego un bol para batir el lemon curd y no queremos que el fondo del bol toque el agua, sólo que le llegue el calorcito del agua hirviendo. Un hervor suavecito es suficiente.

Mientras hierve el agua ponemos en un bol los huevos, las yemas, el zumo de limón, el azúcar y la ralladura. Mezclamos bien con una varilla (yo lo hago a mano y sale divinamente, no hacen falta aparatos) hasta que tenga algo de espumita.

Añadimos poco a poco en chorrito el AOVE mientras seguimos batiendo hasta que esté bien incorporado.

Colocamos el bol sobre la cazuela con el agua hirviendo suavemente y removemos constantemente con las varillas hasta que se espese. Tardará como unos 5 minutos. Dependerá mucho de si el fuego lo tenéis muy fuerte y el agua desprende mucho calor. Yo, como os decía, pongo un hervor muy suave para controlar porque en el momento que empieza a espesar es cuestión de segundos y como no estés atento se te hacen grumos. Así que 5 minutitos de bracito que vienen muy bien para ponerse tirantes en verano.

Y ya está, yo lo retiro del fuego y sigo batiendo un poco hasta que se empieza a enfriar pero no es imprescindible. Dejo que se enfríe, lo remuevo una vez más y lo cubro con papel film tocando la superficie para que no haga costra. Aquí es cuando me tomo alguna cucharada que otra...


Ingredients

2 LARGE whole eggs + 2 egg yolks

1/2 cup granulated white sugar

juice of two and a half medium sized lemons

zest of one lemon

1/4 cup Extra Virgin Olive Oil
Directions

In a large bowl combine eggs, egg yolks, sugar, lemon zest and juice. Whisk until foamy.

Slowly add olive oil while you continue whisking until blended in and well combined.

Place bowl over a saucepan of simmering water. Make sure the bottom of the bowl does not touch the water. Whisk constantly until it thickens to your desired consistency.

Remove from the heat and stir still for a couple more minutes until it starts to cool.

¿Qué creéis que pasaría si entras a esta tienda y pides palomitas sin nada? Yo ya lo oigo "¡Salgan con las manos en alto!"


Fuente: este post proviene de Tengo un plan b, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

I am pretty sure I got it from my father. He has never been late in his entire life. Well, maybe once, and because he was with me in the car that took me to the church on my wedding day. But just that ...

Recomendamos