comunidades

Pastas de mantequilla

¡¡Hola!!

¿Qué tal estáis? Yo genial, los exámenes ya terminaron, y puedo decir muy orgullosa que ¡me voy de prácticas! Aunque primero tengo una semana de vacaciones y qué mejor manera de pasarla que poniendo esto al día.

Quiero empezar hoy con una receta de estas que es muy sencilla y además riquísima. Se trata de unas deliciosas pastas de mantequilla, o pastas para el te como son conocidas. lo bueno de estas pastas es que utiliza la misma base, que es una pasta quebrada dulce, pero según las cortes, si las rellenas, las cubres con frutos secos o chocolate, puedes tener infinitas pastas. Sin más os paso a dar la receta y seguro que este fin de semana en más de una casa se acompaña el café con estas pastitas.

INGREDIENTES (para unas 25 pastitas):

- 250 gr. de harina (si puede ser floja).

- 100 gr. de azúcar glass.

- 125 gr. de mantequilla.

- 1 huevo.

- Una pizca de sal.

- 1 pizca de azúcar avainillado.

ELABORACIÓN:

Con la mantequilla en pomada, mezclar todos los ingredientes excepto la harina. Una vez se forma la crema, añadimos la harina tamizada (así nos aseguramos que no salgan grumos). Con la palma de la mano, vamos mezclando todo sin dar excesivo trabajo (si la amasamos en exceso el gluten comenzará a formarse y nos quedará una masa elástica que no nos interesa), y cuando esté todo mezclado dejaremos reposar en frío durante una hora envuelta en papel film.

Enharinamos la mesa, ponemos la masa y estiramos con rodillo hasta conseguir un grosor de 5 mm. Cortamos con el corta-pastas que más nos guste, en mi caso el redondo para que se pareciesen lo más posible a las que se compran. Las ponemos en la bandeja del horno y ahora es cuando damos rienda suelta a nuestra imaginación, en mi caso opté por pintar algunas con huevo y dejarlas así para después bañarlas con chocolate, otras ponerle después de pintarlas el granillo de almendra, y las otras, hacerles un hendidura con el dedo y poner un poco de mermelada. Las introducimos al horno a 180ºC con calor arriba y abajo, y cuando comiencen a dorarse por los bordes es que están listas.

Las dejamos enfriar en la misma bandeja durante unos minutos para después pasarlas a una rejilla para que terminen de enfriar. Cuando estén bien frías podemos bañar con chocolate las que habíamos reservado pintadas con huevo. Os enseño el resultado para daros una idea.









Me encantan estas pastas porque cuando era pequeña, mi madre las compraba y hasta que no se terminaban las de mermelada, no me quedaba tranquila, de ahí que no falten en este surtido (mi pasión por la mermelada de fresa es insaciable). También me gusta porque son muy socorridas cuando va a venir gente de visita a casa, o para un día de esos en los que te apetece darte un capricho.

Ya sabéis, a hacerlas en casa y a disfrutar. También podéis dejarme un comentario diciendo qué tal os han salido, o que también sois de los que ¡¡morís de amor por las de mermelada de fresa!!, pero sobre todo poniendo qué creaciones se os han ocurrido y subir alguna foto a la página de Facebook.

Espero que os guste y disfrutéis de estos pequeños momentos. ¡Un besito!

Fuente: este post proviene de Tentando a los Sentidos, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

¡¡Hola!! ¿Qué tal estamos? Yo contenta...porque vamos a por al segunda entrada de día y eso es trabajo realizado!! Os quiero decir que si me dicen con qué tarta he disfrutado tanto como una niña peque ...

Etiquetas: generaldulcesmasa

Recomendamos