comunidades

Tagliatelle con salsa de anchoas, tomate rosa y queso azul

Este verano ha sido una auténtica fiesta gastronómica ya que he probado y disfrutado de una gran variedad de platos y vinos, tanto en Francia como en España. Así que, hoy vamos a preparar una receta y maridarla con algunos de los productos que me he traído de mi viaje.



Como por ejemplo, el queso azul, que se elabora con leche de vaca, oveja y cabra y se curan en cavernas o lugares con temperaturas reguladas. Es un producto de origen francés y algunas de las denominaciones de origen más conocidas son: Roquefort, Bleu dAuvergne, Blue de Brasse, entre otros. Pero también se elabora en otros lugares como, por ejemplo, tenemos el Cabrales y el Picón Bejes-Tresvisó en España, el Gorgonzola en Italia y el Stilton en el Reino Unido.



Estos quesos son cremosos con un aroma muy característico y un sabor fuerte, salado y con un toque picante. Se convierten en un buen aperitivo untándolos en pan o son un ingrediente ideal para salsas.

Son ricos en calcio y vitamina D que nos ayudarán a mantener sanos y fuertes nuestros huesos; vitamina B5 que nos ayuda a combatir el estrés y las migrañas; y minerales como sodio y zinc que nos ayudan a regular el nivel de líquido en nuestro cuerpo y a fortalecer el sistema inmunológico.



Los ingredientes que necesitamos para preparar unos deliciosos tagliatelle con salsa de anchoas, tomate rosa y queso azul, para dos personas, son los siguientes:

250 g de tagliatelle allouvo

1 lata de anchoas en aceite de oliva

1 tomate rosa

1/2 cucharadita de aros de guindilla seca

100 g de nata (crema de leche) sin lactosa

50 g de queso azul

1 cucharada de perejil picado
1 pizca de sal
1 chorreoncito de vino rosado (Opcional)

La sal es para cocer la pasta, no es necesario salpimentar la salsa porque las anchoas y el queso ya aportan el punto salado.

No necesitamos aceite porque utilizamos el que viene en la lata de anchoas, de esta manera aprovechamos todo. Pero si preferimos que no tenga tanto sabor, lo podemos sustituir por aceite de oliva virgen extra.

El tomate que voy a utilizar en esta receta es un tomate rosa de Barbastro, que me he traído de mis vacaciones de este verano. Se puede sustituir por tres tomates pera.

Preparación:
Lo primero que vamos a hacer es preparar el agua para cocer la pasta, así que llenamos una olla de agua y la ponemos al fuego.

Mientras esperamos a que el agua esté lista, nos ponemos con la salsa. Lavamos y secamos muy bien el tomate. Lo picamos en daditos pequeños y reservamos.



Abrimos la lata de anchoas y vertemos el aceite en una sartén de saltear o Sauté que ponemos al fuego. Colocamos las anchoas en una tabla y las picamos muy bien hasta que se conviertan en una pasta que añadimos a la sartén. Removemos hasta que se deshagan.



Añadimos los aros de guindilla, removemos un poco y añadimos el tomate picado. Removemos nuevamente y dejamos cocinar unos minutos para que el tomate se haga y el aceite absorba el sabor y aroma del jugo del tomate.

Si el agua ya está hirviendo, introducimos la pasta y añadimos una pizca de sal. Dejamos cocer siguiendo las indicaciones del fabricante.



Si vamos a añadirle vino ahora es el momento de agregarlo a la sauté y removemos. Cuando Monsieur Accidents prepara esta receta no le añade vino rosado, pero si la que elabora el plato de pasta soy yo, si se lo agrego.

Mientras, la salsa y la pasta se está haciendo, lavamos y secamos bien el perejil, lo picamos y reservamos.

Añadimos el queso y la nata (crema de leche), no dejamos de remover hasta que el queso se funda y la nata (crema de leche) se integre con el resto de los ingredientes.



Comprobamos que la pasta está al dente y la añadimos a la sartén. Removemos hasta que quede bien integrada. Apartamos del fuego y espolvoreamos un poco de perejil por encima.



Presentación:
Llevamos la sauté a la mesa que colocaremos sobre un salvamanteles que previamente hemos puesto, de esta manera no dañaremos la mesa.



A la hora de maridar esta receta me he decantado por un vino rosado de Somontano de la bodega Laus.



Este vino está elaborado con uvas Syrah y Garnacha que le aportan aromas frutales como fresa y frutos rojos, con matices a golosinas y violetas. Un vino muy fresco y goloso, agradable y equilibrado que he descubierto este año y que se ha convertido en un habitual en mi pequeña bodega.



¿Qué os parece esta receta italiana, con toques marineros por las anchoas, franceses por el queso, así como española por el vino rosado de Somontano con la que se marida? Si aún no la habéis probado ahora es el momento.





Bon appétit!

Fuente: este post proviene de Pequeños Accidentes, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Bannocks

Hace unos días os hablaba del libro "El camino para llegar hacia mí" de Jenny Colgan y hoy vamos a elaborar una de las recetas que vienen al final de la novela, los bannocks. Se tratan de ...

Tarta Tatín

Hoy vamos a preparar todo un clásico francés, la Tarta Tatín. Cuenta la leyenda que la tarta Tatín se creo en 1898 en el hotel Tatín en la localidad francesa de Lamottte-Beuvron. El establecimiento s ...

Salmon poke bowl

Monsieur Accidents lleva mucho tiempo pidiéndome que le prepare un poke bowl de salmón y hoy le vamos a dar ese gusto. Me voy a basar en una receta de Nadiya Hussain que prepara en el programa " ...

Recomendamos