comunidades

Crostata de albaricoque

Esta crostata fue un regalo para mi profesor de italiano, Federico, un chico encantador, como casi todos los italianos, con más paciencia que el Santo Job, porque yo soy "algo preguntona" en las clases y jamás tiene un desaire hacia mí o mis preguntas. Yo tengo una alumna así y la dejo por imposible pero él está ahí siempre para resolver todas las dudas que tenga. Gracias Federico. Pues como os contaba, fue un regalo porque en una clase salió el tema de las "crostatas", un dulce típico italiano y de lo más gustoso, quien sabe hacer una buena base lucirá unas ricas crostatas. Yo le dije que las hacía, me comentó que la que más le gustaba era la de albaricoque y allá que estuve buscándolos para poder hacer una mermelada y hornear la crostata. Costó trabajito, ya que no era época, pero los conseguí. Espero que os guste la receta y que al menos probéis a hacerla, os seguro que no os arrepentiréis.

Os dejo el enlace de la crostata de cerezas que tengo ya en el blog y cuya base es la misma que la de albaricoque.

https://cocinandofacilconverenice.blogspot.com/2019/03/crostata-de-cerezas.html


INGREDIENTES
Para la masa:
500 gr de harina de trigo
220 gr de azúcar glas
250 gr de mantequilla muy fría
4 yemas de huevo
1 huevo
1 limón
1 yema de huevo para pincelar masa de crostata
1 cucharada de leche entera

Para la compota de cerezas:
1 kg de albaricoques pesados sin hueso
150 gr azúcar
40 gr harina maíz o maizena
1 cucharadita canela
1 limón
25 gr mantequilla a cuadraditos fría

ELABORACIÓN
De la masa:

En el bol de la amasadora se pone la harina tamizada haciendo un hueco en medio y le ponemos las 4 yemas y el huevo entero.

Empezamos a trabajar la masa, le incorporamos la mantequilla muy fría a cubitos, seguimos trabajándola, le añadimos el azúcar, rallamos el limón y lo echamos encima, la amasamos un par de minutos más y le incorporamos la cucharada de leche, ya podemos sacarla y trabajarla sobre la encimera o tabla de madera.


Hacemos una masa redonda hasta que tenga la consistencia de separarse de nuestras manos.

La colocamos en un papel film y la dejamos en la nevera dos horas, sin tocarla.




Una vez fuera la ponemos sobre la encimera y la cubrimos con papel film para estirarla con el rodillo, así no se pega ni se rompe. Bien estirada y a la medida del molde se enrolla en el rodillo y se expande sobre el recipiente que vayamos a llevar al horno. Yo usé un molde antiadherente de 24 cm de ancho y 4 de alto.








Se recorta todo lo que sobre de la base más unos centímetros de altura y esto nos servirá para hacer las tiritas de adorno que pondremos por encima.

Se le rellena con la compota de albaricoques, receta que va más abajo, y se le adorna con las tiritas de la masa sobrante.

A estas tiritas se le pasa una brocha con la yema de huevo batida más la cucharada de leche.

Se precalienta el horno a 200º arriba y abajo durante 20.

Esta masa sirve también para galletas o cherry pie.






Se baja la temperatura a 180º y se introduce el molde en el horno durante otros 30. Hay que estar pendiente porque no todos los hornos son iguales y el calor puede ser diferente.




Este es el resultado de la crostata. A Federico le encantó. Espero que a vosotros también.


Aquí os dejo la receta de la mermelada de albaricoques:

Se lavan muy bien los albaricoques bajo el agua del grifo y se terminan de limpiar con papel cocina.

Se colocan en una olla y se cubren de agua.

En menos de 30 estarán blanditos.

Se ponen sobre un colador y se dejan escurrir y enfriar.

Se abren por la mitad y se les saca el hueso.

Se cortan a trocitos y se pesan, un kilo.

Se coloca una sartén, olla o cualquier elemento para hacer la mermelada.

Se vuelca el azúcar y sin removerla vamos levantando el accesorio de cocina para que se vaya caramelizando, solo bolear el utensilio, no el azúcar.

Se le añaden los albaricoques, la canela, el zumo de medio limón sin dejar de remover para que todo se integre y los albaricoques se vayan deshaciendo.

Cuando esto ocurra se le pasa una batidora ahí mismo y si vemos que queda muy líquida se le añade una cucharadita de maizena, sino no hace falta.

Debe de quedar espesita para que no moje la base. Bueno, os dejo dos recetas en una. La mermelada puede serviros para conservar en botes herméticos. Cuando me sobra de alguna crostata yo lo hago y me sirve para unas buenas tostadas. Un saludo.

Fuente: este post proviene de Cocinando fácil con Verenice, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos