comunidades

Patatas guisadas con costillas adobadas



Llegue a España hace una eternidad un mes de agosto, tan joven y tan delgada. Ya sabemos el calor que puede haber en Madrid, un mes de agosto y lo que me esperaba en la mesa de mi nueva casa era un plato de patatas guisadas con costillas adobadas. Ahora lo sé después de tantos años, pero hay que tener gandinga, como decimos en Cuba, para comer este plato de invierno en pleno verano. Esta fue mi primera comida una vez llegar y se ha convertido en mi comida favorita de invierno en cuanto siento los primeros vientos. Cada maestro tiene su librito y está es mi manera fácil, sencilla y deliciosa de hacer patatas guisadas con costillas. Las patatas una vez que las sirve se aplastan en el plato junto al caldo y queda una especie de puré de patatas jugoso con sabor a costillas que es para morirse. ¡Coma esas costillas como se debe! ¡Con las manos!

En España se puede comprar en el mercado las costillas ya adobadas, pero si en tu país no la venden podéis usar este método del blog de recetas de Villa María, pinchar aquí.



RECETAS PATATAS GUISADAS CON COSTILLAS ADOBADAS

INGREDIENTES

- 1 tira de costillas de cerdo adobadas

- Aceite para freír

- Medio pimiento verde

- 1 k de patatas

- 1 pastilla de caldo de carne

- 2 hojas de laurel

- Sal y pimienta

- Pimentón dulce o sazonador y colorante en polvo amarillo.

PREPARACIÓN

- Calentar en una sartén aceite para freír. Cuando el aceite esté caliente dore las costillas y el pimiento verde cortado en tiras.

- Pele las patatas y chásquelas*. Póngalas en una cazuela y agregue todos los ingredientes.

- Añada agua hasta cubrirlas, cueza a fuego medio hasta que las patatas estén blandas. El caldo debe reducir a la mitad. No permita que se sequen demasiado.

- Sirva las patatas con algunas costillas y algo de caldo.

*Chasquear las patatas: en un guiso ayudan a que la preparación quede más espesa, pues al chasquearlas quedan cortadas de manera irregular y esto facilita durante la cocción la liberación de almidón. Se chasquean una vez peladas y lavadas cortando con un cuchillo un pedazo, pero antes de seguir cortando con el cuchillo lo que hacemos es separar ambos trozos rompiendo, se escuchara un chasquido.





Fuente: este post proviene de Cocina de Revista, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Sopa Goulash

Mi primera sopa gulash la tomé hace seis años en un pequeño restaurante de un callejón de la ciudad que considero la más romántica, Praga. Ya siempre que la encuentro en cualquier carta cuando emprend ...

Espagueti carbonara

Esta receta fue en su momento una gran sorpresa, decepción, redescubrimiento y amor, todo junto y en ese mismo orden. Pero las historias se cuentan bien y desde el principio, algo que se me da de una ...

Sopa de bacalao y marisco

Inspirada en la variedad de sopas que he descubierto en mi último viaje a los Balcanes y un arroz con marisco caldoso con el que perdí el sentido en Cascais, Portugal, he hecho esta sopa. También por ...

Recomendamos