Para estar por casa Idea guardada 1 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Pollo en pepitoria



¡Vuelta a los fogones con La Cocina Typical Spanish! El ingrediente elegido viene de la mano de la anfitriona de este mes, Catina, y se trata de una de las carnes que más se consume en las casas: el pollo.

A mi se me han pasado por la cabeza muchas recetas "typical spanish" cuyo ingrediente principal fuese el pollo.

Aunque, rápidamente tuve claro que la receta candidata sería la de Pollo en Pepitoria de mi bisabuela, extraída del cuaderno que ella le fue redactando a mi madre al mismo tiempo que ésta aprendía a cocinar.

Ya había preparado esta receta anteriormente pero estaba esperando una ocasión especial para publicarla y el #laquehasliaopollitoTS me ha parecido la oportunidad perfecta.

Por la gran variedad de recetas de pollo TS que hay estoy segura de que el recopilatorio #laquehasliaopollitoTS viene cargado de un buen repertorio de recetas, toda ellas diferentes, y que se va a convertir en un recopilatorio imprescindible en nuestras cocinas cuando vayamos a cocinar pollo a partir de ahora. ¡No te lo pierdas!



- Un pollo troceado

- 1 cebolla mediana
- 1 cucharada de harina
- 2 dientes de ajo
- 2 yemas de huevo cocido
- 15 o 20 almendras
- 2 o 3 granos de pimienta negra
- 150 ml. de vino blanco
- 1 hoja de laurel
- Aceite de oliva
- 2 patatas

En primer lugar, pondremos aceite de oliva en la base de una cacerola amplia y cuando esté caliente, añadiremos el pollo y lo rehogaremos hasta que el pollo esté dorado por todos lados.

Picaremos la cebolla en trocitos pequeños y la añadiremos a la cacerola donde está el pollo. Pondremos también una cucharada de harina y dejaremos que ésta se tueste ligeramente durante un minuto aproximadamente.

Después añadiremos el vino y dejaremos que se cocine para que se evapore el alcohol.

Por otra parte freiremos los dos dientes de ajo y cuando estén dorados los pondremos en un mortero. Junto a los ajos pondremos en el mortero las almendras, los granos de pimienta negra y las yemas de huevo. Lo machacaremos todo bien hasta que resulte un pasta y se lo añadiremos a la cacerola. Pondremos un poco de agua, sin llegar a cubrir todo el pollo. Añadiremos también la hoja de laurel al guiso y un poco de sal.

Dejaremos que se cocine durante unos 15 minutos más.

Si transcurrido este tiempo, la salsa no ha ligado mucho, sacaremos el pollo y lo reservaremos mientras dejamos que la salsa reduzca unos minutos más.

Cuando esté lista, verteremos la salsa sobre el pollo.

Este plato se sirve, tradicionalmente, acompañado de unas patatas fritas que, bien pueden servirse aparte o en el mismo plato del pollo para que se impregnen de todo el sabor del guiso.

Para ello, lo único que hay que hacer es freír unas patatas cortadas en cubitos y servirlas como más os guste.

A tener en cuenta:

- El hecho de que sólo utilicemos las yemas del huevo en esta receta no significa que tengamos que deshacernos de las yemas cocidas. Podemos reservarlas en la nevera y utilizarlas en una ensalada para la cena.

- Si freís las patatas un poquito antes, mientras se cocina el pollo, podréis aprovechar para freír los ajos y las patatas al mismo tiempo.

Gracias por suscribirte, Un beso. Chus

Fuente: este post proviene de Para estar por casa, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Musaka de atún con verduras

Como veréis llevo unos meses sin publicar receta y es que la frase "no me da la vida" me representa a la perfección últimamente. Pero claro, cuando tu pareja se mete a "faenar" en ...

Recomendamos