Idea guardada 3 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Roscón de reyes de calabaza {sin lactosa}

Una de las cosas que más me gusta de la navidad son los roscones de reyes. Adoro los dulces hechos con masas levadas y me gusta mucho hacerlos en casa, así que hablando de roscones, no podía ser menos.



Hasta el año pasado, siempre hacía la misma receta, basada en la de Ibán Yarza (podéis verla, con mis pequeñas adaptaciones, aquí). Pero el año pasado se me planteó un reto: mis cachorritos querían llevar un roscón al cole y en sus clases había niños alérgicos a diferentes ingredientes que suelo usar: el huevo y los frutos secos. De modo que, investigando un poco, conseguí un roscón realmente rico, sin huevo y frutos secos. Si tenéis algún familiar alérgico a alguno de estos ingredientes, no le dejéis sin roscón. Os lo va a agradecer.

Bueno, pues ya puestos a innovar, este año nos hemos comido ya el primer roscón de reyes y en esta ocasión la novedad es que lleva calabaza entre sus ingredientes, lo cual le aporta un extra de jugosidad.

Además, en esta ocasión por problemas digestivos de la cachorrita pequeña, he usado ingredientes sin lactosa (tanto la leche, como la mantequilla). Si vosotros no tenéis este problema, podéis usar leche y mantequilla normales, en las mismas cantidades que están indicadas en la receta.

Cómo preparar roscón de reyes de calabaza {sin lactosa}



60 g. de leche sin lactosa.
(utiliza leche normal si no tienes problemas con la lactosa)

3 huevos

el zumo de media naranja

la piel de 1/2 limón y de 1/2 naranja sin nada de parte blanca.

50 g. de mantequilla sin lactosa
(utiliza mantequilla normal si no tienes problemas con la lactosa)

200 g. de calabaza asada. Mira aquí las instrucciones para asarla.

1 cucharada de agua de azahar

100 g. de azúcar

650 g. de harina de fuerza

4 g. de sal

12 g. de levadura fresca de panadero

1 huevo más para pincelar.

Para decorar: almendaras laminadas, azúcar humedecido con agua de azahar, frutas escarchadas... lo que más te guste.




En thermomix:

Ponemos en el vaso la ralladura de la naranja y del limón junto con el azúcar (ojo, que no lleven nada de parte blanca) y pulverizamos 10 segundos, velocidad 10.

Incorporamos el resto de los ingredientes salvo la mantequilla y la levadura. Amasamos, velocidad espiga durante 5 minutos.

Añadimos la mantequilla y volvemos a amasar a velocidad espiga, 2 minutos.

Ponemos la levadura desmenuzada y amasamos, de nuevo, velocidad espiga, 2 minutos.

Volcamos en un bol grande ligeramente aceitado, tapamos con un trapo limpio y dejamos reposar en un lugar cálido resguardado de las corrientes hasta que la masa crezca y doble su volumen.
A temperatura ambiente nos llevará unas 2 horas. También puedes dejarlo reposar toda la noche en el frigorífico.

Volcamos la masa en la superficie de trabajo y la amasamos ligeramente para desgasificarla.
Si ha levado en frío durante toda la noche, tendrá que reposar una media hora para atemperarse. Fría es muy difícil de manejar.

Dividimos la masa en dos y formamos dos roscones: hacemos una bola con cada porción de masa e introducimos el dedo gordo en el centro. Con cuidado vamos agrandando el agujero hasta que tenga el tamaño deseado.
La depositamos sobre la bandeja de horno forrada con papel de hornear y pincelamos con cuidado con huevo batido.
Repetimos la operación con la otra porción de masa.

Dejamos reposar nuestros roscones hasta que doblen su volumen. Otras dos horas, más o menos.

Precalentamos el horno, volvemos a pincelar con huevo nuestros roscones y los decoramos a nuestro gusto.

Horneamos a 180ºC, calor arriba y abajo sin aire, durante 20 minutos aproximadamente.
Sacamos del horno y dejamos reposar sobre una rejilla.

Si vamos a rellenarlo, esperaremos hasta que se haya enfriado del todo para no romperlo.



En panificadora:

Ponemos los ingredientes en la cubeta de la panificadora en el orden en que están enumerados, salvo la mantequilla y la levadura.
La calabaza asada tendrá que estar triturada o, si es muy blanda, bien chafadita con un tenedor y las cáscaras de limón y naranja, ralladas.

Seleccionamos el programa de amasado (sólo amasado, sin levado).

Añadimos la levadura y volvemos a iniciar el programa de amasado sin levado.

Incorporamos la mantequilla y comenzamos por última vez el programa de amasado. En esta ocasión podemos usar ya el de amasado con levado si lo deseamos.
Dejamos levar la masa, dentro o fuera de la panificadora, hasta que doble su volumen.

Continuamos con los pasos 5-11 explicados más arriba.



Otra forma de hacer un delicioso roscón aprovechando esas calabazas que tenemos en el congelador desde la fiesta de Halloween. Probadlo porque os va a sorprender.

Otros dulces con calabaza de este blog:

Plum cake de calabaza y naranja.

Buñuelos de calabaza.

Bizcocho marmolado de calabaza.


Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Solomillo de cerdo ibérico a la naranja

Cuando piensas en productos de cerdo ibérico, siempre se nos viene a la mente los ibéricos curados: un buen bocata de lomo o una ración de jamón rico rico. Pero hay mundo más allá del jamón ibérico y, ...

Roscón de reyes de calabaza {sin lactosa}

Una de las cosas que más me gusta de la navidad son los roscones de reyes. Adoro los dulces hechos con masas levadas y me gusta mucho hacerlos en casa, así que hablando de roscones, no podía ser menos ...

5 recetas de turrón casero {de chocolate}

Recién empezado el mes de diciembre, toca empezar a pensar en las navidades. La cuenta atrás comienza el día 1 de diciembre con los calendarios de adviento. Si te gustan, puedes ver aquí el nuestro y ...

Recomendamos