comunidades

Salmón Ahumado, Queso y Puerro en Hojaldre

A las 18:00 horas visita al dentista (pospuesta 2, 3 ó 4 veces por otros tantos ataques de pánico? no lo supero!!) He llegado sudando frío. Según han dicho mi nombre me ha entrado un temblor de piernas que según avanzaba yo hacia el cadalso,  la enfermera me miraba y he leído su pensamiento: ?señora, que para venir a estos sitios es conveniente no abusar del licor de hierbas?. Como yo sabía a lo que venía, en la anterior visita le pedí al cirujano que me aplicara anestesia y a la opción de inducirme relajación mediante nitroso, le pedí si podía ser ración doble, me dijo que sencilla y que fuera valiente. El tal nitroso hizo su efecto relajante a través de una pequeña mascarilla nasal  sujetada y bien sujetada (son estándar y claro yo no tengo ni  mucha nariz ni grande?la justa ) cuando me preguntaron si estaba cómoda solo atiné a decir. ?si como Hannibal Lecter, cuando recibía visitas con la máscara, así estoy? Pasado todo el proceso, que no relataré  para no hacerte sufrir, pregunto al doctor cuáles son las recomendaciones a seguir y me ha dicho que las normales con cuidado: No escupir (jo?er, yo de normal no escupo, no sé por quién me habrá tomado), cepillar con cuidado, sobre todo en esa parte (como que voy a ser tonta?) lo peor ha venido cuando la enfermera me dice que tengo que volver a casa con una bolsa de hielo en la mejilla para que no se inflame. ? Cóooomo??  Mira que voy en bus y ya bastante tengo con llevar el rimmel corrido, que más que del dentista parece que vengo de Kosovo? Lo siento, pero es así y cuando llegue a casa ponga una bolsa de guisantes congelados en una toalla y siga el mismo procedimiento. (Por ahí no paso, que la bolsa de guisantes no me conjunta ¡para nada!) ?Pues tendrás que darme, por todos los favores, otra bolsita de estas porque yo no tengo congelados en casa?. En la misma parte del bolso guardé la bolsita de hielo y la vergüenza mientras subía al bus. Percibí a través del rabillo del ojo ( aunque el rimmel no me permitía hacerlo correctamente tampoco me atrevía a hacerlo de frente) como  algunos me miraban de reojo, sobre todo las mujeres y más si eran jóvenes. Una insistió con tres o cuatro miradas de las de siquieresteacompañoadenunciar y no me quedó más remedio que separar la bolsa para que viera que estaba ilesa, sonreírle y señalando con el dedo decir: den-tis-ta? la chica noto un alivio que se hizo visible por mí y por medio bus. Menos mal que antes, a la hora de la comida,  siguiendo las instrucciones de Aisha Kandisha y con alguna variación, me había  preparado psicológicamente con:

SALMÓN AHUMADO, QUESO  Y PUERRO EN HOJALDRE



Ingredientes:

2 láminas de hojaldre refrigerado (lidl)

1 sobre de salmón ahumado (100 grs)

1 puerro mediano.

1 caja de queso crema  (250 gr)

2 cs de aove.

Unas ramitas de cilantro picadas

1 huevo batido (para pincelar)

Un poco de azúcar.

Unas semillas de ajonjolí (sésamo).

Elaboración:

Ponemos a pochar el puerro muy, muy picado en una sartén con el aove. Fuera del fuego añadimos el salmón picadito, el queso crema y el cilantro picado. Removemos bien para que nos quede una mezcla lo más homogénea posible. Reservamos.



Colocamos la plancha de hojaldre y la marcamos, en cada cuadradito colocamos un poco (como una cucharada) de nuestra crema de queso, puerro, cilantro y salmón.  Los bordes los repasamos con un poquito de agua (para que nos pegue bien y no se salga el contenido) Colocamos encima la otra plancha de hojaldre y recortamos. Pintamos con el huevo batido y espolvoreamos con azúcar y semillas de ajonjolí (sésamo) nuestros bocaditos.

 Disculpa, pero me ha salido el punto cursi y he sacado mi cortapastas con forma de pececillo.

Encendemos el horno a 200º, que se vaya calentando.

Ponemos el papel de hornear en la bandeja, colocamos los bocaditos encima, metemos la bandeja en el horno, bajamos a 180º la temperatura y cocemos unos 15 minutos. Hasta que estén dorados (no quemados).

Por fuera...
... Por dentro
Fuente: este post proviene de Cocina con Vistas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Me contaba que tenía ochenta años cuando un vestido azul la detuvo frente a él seduciéndola como sólo seduce la ropa a las adolescentes. Así empezó para ella aquel verano. Andaba de compras con su hij ...

Una tarde, Sofía compró un tubo de palillos chinos en un centro comercial. Carmen y ella se los llevaron al “Milagrito” para jugar entre tequilas y cervezas. Para sorpresa de Carmen, se trataba de un ...

Nicolás tiene cincuenta y ocho o cincuenta y nueve, algo así, está en las proximidades de esa edad que dentro de un año lo hará mayor. No tiene las agilidades físicas ni las ofertas pasionales, las en ...

En la radio que hay sobre la cómoda suena una canción de amor, Perales o Iglesias, María nunca los puede identificar, ambos le suenan parecido: románticos, melosos y un poco desesperados. La habitació ...

Recomendamos