Tonio Cocina Idea guardada 279 veces
La valoración media de 172 personas es: Muy buena

Tarta de trufa de chocolate sin horno

Vamos a hacer una deliciosa Tarta de Trufa de Chocolate sin horno. Es una torta de trufa y galletas, refrescante, llena de sabor y muy fácil de preparar. Esta es una de esas recetas que le encantan a los muy chocolateros, porque combinamos el delicioso sabor de la trufa que podemos aromatizar a nuestro gusto, con el crujiente de las galletas y las avellanas. Además es una tarta sin horno, muy fácil de preparar ideal para ocasiones especiales. Esta tarta de Trufa de Chocolate sin horno rinde mucho porque cada ración cunde mucho y lo mejor es que está… de vicio!!!



Ingredientes

Para un molde de 20 – 21 cm:

180 g galletas

500 ml nata (crema de leche) para montar = crema para batir

500 g chocolate negro

80 g avellanas tostadas o nueces

3 cucharadas azúcar

4 cucharadas mantequilla

Para la decoración:

150 g chocolate negro

100 ml nata (crema de leche) para montar

2 cucharadas mantequilla

70 g chocolate blanco

Preparación

Comenzamos esta tarta sin horno preparando el molde. Engrasamos y colocamos papel de hornear en la base y una tira en el borde. De este modo será mucho más sencillo desmoldarla. Troceamos las avellanas, el chocolate (para que se funda más rápido) y rompemos las galletas en trozos medianos. Ponemos a calentar a fuego medio la nata (crema de leche) y la mantequilla, cuando rompa a hervir añadimos el azúcar y removemos hasta que se integre. Añadimos el chocolate, dejamos reposar un minuto y apagamos el fuego. Retiramos del fuego y vamos removiendo hasta que se funda totalmente. Una vez fundido añadimos las avellanas troceadas y las galletas, evitando echar las migasAromatizamos al gusto con esencia de vainilla, ralladura de naranja, sirope de fresa, café o licor café, licor de naranja, ron… Removemos hasta que se impregnen del chocolate y vertemos en el molde, repartiendo y alisando la superficie. Damos unos toque para que se asiente, dejamos templar a temperatura ambiente. Enfriamos en el frigorífico durante unas 4 – 5 horas, hasta que cuaje la tarta.

Una vez cuajada la tarta vamos a preparar la decoración. Calentamos la nata (crema de leche) y vertemos sobre el chocolate negro troceado. Añadimos la mantequilla y removemos hasta que se disuelva todo. Fundimos el chocolate blando al baño maría a fuego suave o en el microondas a intervalos de 20 segundos, removiendo entre cada intervalo. Quitamos la tarta del frigorífico y desmoldamos, pasando una puntilla por el borde para soltarlo si fuese necesario. Quitamos el aro, ponemos una rejilla encima de la tarta y le samos la vuelta sobre la rejilla. quitamos la base el papel de horno. Retocamos si hay algún poro grande y colocamos la rejilla sobre una lámina de papel de horno o una fuente, para recuperar el chocolate que caiga.

Vertemos el chocolate negro en el centro de la tarta, repartiendo hacia los bordes, para que lo moje por todos los lados. Damos unos toques vibratorios para eliminar el exceso de chocolate y que se alise la superficie. Ponemos el chocolate en una bolsa o manga pastelera pequeña y le hacemos un agujero pequeño. Hacemos la decoración de la tarta con el chocolate blanco. Primero dividimos la tarta en cuatro partes con cuatro rayas. A continuación dividimos con una raya cada una de esas partes de forma que nos queden ocho triángulos. Con un palillo dibujamos una forma de espiral comenzando desde el centro de la tarta hacia el borde. Dejamos enfriar en el frigorífico hasta el momento de servir o un mínimo de una hora, para que cuaje el baño de chocolate. Cortamos y servimos acompañado con unas frutas frescas.

Consejos y trucos para esta tarta sin horno

Para quitarla del molde mejor, es aconsejable cubrir la base con papel de horno y el borde con acetato o papel de horno. Engrasamos ligeramente la base y el borde para que se peguen mejor.

Podemos utilizar las galletas que más nos gusten. Las rompemos en trozos medianos y a la hora de añadirlas al chocolate, evitaremos añadir las migas de galleta.

Además de las avellanas tostadas podemos utilizar otros ingredientes como nueces, uvas pasas, naranja confitada troceada, pistachos, cacahuetes…

El chocolate que he utilizado es negro con un contenido de cacao del 52%. Podemos utilizar chocolate con leche (en cuyo caso no añadimos azúcar) o chocolate más puro, del 70%, en cuyo caso añadiremos un par de cucharadas más de azúcar.

A la hora de aromatizar esta tarta tenemos muchas opciones, permitiéndonos personalizarla y cambiando el aroma, disfrutar de una tarta diferente cada vez. Podemos utilizar esencia de vainilla, ralladura de naranja, sirope de fresa, café o licor café, licor de naranja, ron añejo, whisky…

A la hora de fundir el chocolate blanco debemos tener cuidado, y fundirlo suavemente para no quemarlo y secarlo. Puedes ver más detalles en esta página: Fundir chocolate.

La nata (crema de leche) para montar se conoce también como crema de leche, crema de batir, crema para chantillí, crema doble, heavy whipping cream… y siempre debe ser de un contenido en materia grasa = MG mayor del 30%.






Fuente: este post proviene de Tonio Cocina, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Tarta Búhos de chocolate y oreo

Hoy hacemos la Tarta “búhos” de Chocolate y Oreo. Es una tarta sin horno que esta espectacular, no solo por su suave textura y su increíble sabor, sino también por su decoración. La especial decoració ...

Tarta de almendra y piña

Esta deliciosa Tarta de Almendra y Piña, es un postre muy esponjoso y jugoso. Esta tarta tiene una presencia sencilla y a la vez muy vistosa, con la piña coronando la parte superior. Al saborearla nos ...

Yemas de Ávila o Yemas de Santa Teresa

Yemas de Santa Teresa o Yemas de Ávila. Déjate seducir por el dulce sabor de este postre, aunque te advierto: es muy fácil que tu paladar, quede enamorado cuanto pruebes este delicioso manjar. Se cree ...

Pastel de algodón

Este delicioso pastel de algodón, es un postre hecho sólo con 2 ingredientes, tan suave que parece algodón. A la hora de saborearlo es todo un placer, ya que es tan ligero que se funde sólo en la boca ...

Recomendamos