comunidades

"Trash Cooking" o cocina de aprovechamiento

Parece que el concepto de “trash cooking” (o “cocinar con basura” que sería la traducción literal del inglés) es una tendencia “aparentemente” reciente y se trata de aprovechar todo lo aprovechable en la cocina. Ja, ja, ja…. mi madre ya lo hacía. Fue una de las muchas precursoras de la cocina de aprovechamiento.

Pese a ese rimbombante nombre anglosajón en realidad se están refiriendo a la cocina más tradicional y ocurrente, consecuencia de los tiempos de crisis. Estamos hablando de sacar el máximo partido a los alimentos y utilizar absolutamente todo lo utilizable en la cocina, desde los tallos de la cebolla tierna a las sobras de comidas.
 

 

Trash cooking = aprovecharlo TODO

Hay un dicho en mi pueblo que reza: “Del porc hasta la cua es bona” (del cerdo es bueno hasta el rabo) e ilustra el hecho de que de este animal se aprovecha absolutamente todas sus partes. Este dicho refleja muy bien el interés en aprovecharlo todo, basados en la necesidad. Esta inquietud se ha transmitido durante generaciones en las épocas más duras, pero en los años de abundancia se ha cocinado sin ningún tipo de interés por el aprovechamiento de los alimentos. Desde las verduras hasta las carnes, en las épocas de bienestar económico hemos buscado la comodidad de los productos ya limpios, cortados y fileteados, preparados para su uso y que los presentan embolsados o en bandejas.

pexels-photo-375897.jpeg


En el mercado encontramos infinidad de productos ya preparados para cocinar. Todo es práctico, rápido, limpio… y también más caro y encima generamos una consumo enorme de papel y plástico que luego hay que reciclar con el ingente coste económico y medioambiental que eso conlleva.

La comodidad tiene un precio y además dejamos de aprovechar parte del producto cuando lo adquirimos preparado: por ejemplo la carcasa del pollo, etc. que nos puede servir de base para un caldo.  

 

ALGUNAS IDEAS PARA APROVECHAR LOS ALIMENTOS EN SU TOTALIDAD

 

La peladura de los calabacines. Se puede cortar en finas tiras que se saltean con un poco de ajo, aceite de oliva y sal para acompañar y decorar platos de pescado por ejemplo. También se puede cortar el calabacín con su piel para un salteado, aprovechando todas sus propiedades alimenticias, o degustarlas en crudo, como guarnición de una vinagreta con verduras y unos trocitos de manzana. En algunos supermercados ya venden las tiras ya cortadas y envasadas en plástico como las ensaladas preparadas. ¿no es más económico comprar los calabacines y utilizarlo todo? Y además la peladura se conserva más fresca  

Las cáscaras de cítricos, bien lavadas, son muy útiles para caramelizar, deshidratar y aromatizar azúcar. También se aprovecha la ralladura de las cáscaras en bizcochos, tartas, etc.

Las hojas de nabos son un ejemplo de este empleo de productos de desecho. Son muy utilizadas en la cocina gallega como ingrediente de sus potes, cocidos con patatas y cocidos de garbanzos.
die-blaetter-der-kohlrabi-sind-wahre-vitaminbomben.jpg
Y otros muchos…

 

SOBRAS DE ALIMENTOS QUE SE REUTILIZAN

Es la técnica del aprovechamiento total: inventar nuevos platos con lo que nos ha sobrado del día anterior (sobras de carne asada, arroz, pasta, etc.).

Si te faltan ideas, siempre puedes recurrir, por ejemplo, a este libro de cocina con sobras editado por Cogersa, “Resaborea, 40 recetas sin desperdicio”, en donde te ofrecen cuarenta recetas para aprovechar tus sobras y que te puedes descargar gratuitamente en la red..

Algunas ideas para cocinar con sobras:

Las sobras de pollo asado son siempre muy versátiles: pastel de verduras con pollo, croquetas, arroz, etc.

Sobras de pan: para preparar algunas sopas, un pudin, etc.

Sobras de carne asada: pasteles de carne, albóndigas, etc.

Sobras de lentejas para hacer un puré.

Sobras de patatas hervidas: perfectas para hacer unas hamburguesas de atún con bacon o una ensalada de patata.

Sobras de cocido: croquetas, ropa vieja, albóndigas, etc.
Resultat dimatges de puchero


 

Receta ropa vieja:

Sobras de cocido (garbanzos, carne, jamón, patatas, zanahorias, chorizo)


1 cebolla

2 o 3 dientes de ajo

Pimentón dulce

Aceite Picad la cebolla y el ajo finamente y sofreíd en una sartén con un poco de aceite. Añadid una cucharada de pimentón dulce y mezclad bien.

Seguidamente añadid los restos de cocido en trozos pequeñitos. Déjadlo cocer unos diez minutos y ya estará listo.

Sencillo, sencillo…¡vale la pena!

Fuente: este post proviene de COMMEMEMUCHO, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

El bizcocho de plátano es simplemente un bizcocho elaborado con plátano como ingrediente principal y el resto de ingredientes típicos del bizcocho. Lo podemos preparar de muchas maneras: como un bizco ...

No aprendí a preparar croquetas hasta que no aprendí a hacer la salsa bechamel. Van juntas. Cuanto mejor sea la bechamel mejor la base de las croquetas. Además, la bechamel la podéis utilizar para inf ...

¿Creéis que cocinar para uno solo es una pérdida de tiempo? Nada más lejos de la realidad. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2019 un total de 4.793.700 personas vivían solas en Espa ...

Recomendamos