comunidades

Tarta de queso y nubes en vasitos

El mundo se ha parado.

De la noche a la mañana nuestras vidas se han visto paralizadas y la mayoría de nosotros estamos recluídos en casa.

Acabo de caer en la cuenta de que hoy se celebra el Día del Padre pero desde el pasado viernes los días se suceden tan sumamente lentos que no tengo claro ni en qué día vivimos.

Cada mañana cuando me levanto me digo que un día más es un día menos. Es mi mantra desde que el domingo el mundo se nos vino encima.

Nosotros no sólo estamos recluídos por el estado de alarma. Estamos haciendo una cuarentena voluntaria porque nos enteramos que el marido de la monitora de Elena era víctima confirmada del Coronavirus y que la monitora estaba en su casa en cuarentena hasta ver si presentaba síntomas o no.

La información no nos vino desde el centro escolar como creo deberían haber puesto en conocimiento de las familias directamente afectadas en cuanto supieron que esta persona no acudía al trabajo por estar en cuarentena sino a través de rumores que cado uno fuimos confirmando como buenamente pudimos hasta que por la noche corrió la noticia del fallecimiento de este hombre por una dolencia agravada por el Coronavirus.

De repente me vi en casa con una niña que podía ser portadora del virus. Sin saber cuando fue el último contacto con la monitora, si otras monitoras del centro podrían ser portadoras... Llamé al teléfono que hay para estos casos en Andalucía, me dijeron que en 24-48 horas se pondría en contacto el epidemiólogo con nosotros para darnos instrucciones pero seguimos esperando esa llamada.

Por precaución no me he incorporado al trabajo en la oficina, pero no puedo (debo) seguir en casa si no nos decretan en cuarentena pero mi conciencia no me permite tirarme a la calle sin que las autoridades sanitarias hayan dado el visto bueno a que salgamos y correr el riesgo de contagiar a nadie.

Ninguno tenemos síntomas, pero igual somos portadores silenciosos, los más peligrosos de todos.

Yo miro a Elena, tan chiquita, con esos moños mal hechos porque no se deja peinar, esos pasos indecisos que lleva dando desde que estamos recluídos, ese balbucear inconexo y no me cabe en la cabeza que pueda ser portadora de tanto mal.

La miro y se me cae el mundo pensando que pueda haber contagiado a mis padres. Cada día lo primero que hago es llamar a mi madre y preguntarles cómo están. Mi padre tiene una dolencia pulmonar. Si me seguís desde hace años igual alguno recordaréis que estuvo ingresado en el hospital hará ya mismo cinco años.

Mi madre es hipertensa. Son el colectivo más vulnerable y han estado en contacto con Elena cada día hasta el viernes que la dejaron en mi casa a media tarde.

Ni en mis peores pesadillas pude imaginar que nuestro riesgo viniera de la guardería.

Hasta el pasado fin de semana el número de contagios en nuestro pueblo era 0, y hasta el momento en el que estoy escribiendo el único infectado por el virus es este hombre.

Es una broma macabra del destino que tantas familias estemos en vilo esperando ver si alguno mostramos síntomas.

Pero la vida sigue al otro lado del cristal, y como bien me dice mi médico el tiempo corre a nuestro favor, por eso cada día que pasa y seguimos bien es una pequeña victoria.

Estoy deseando ir retomando algunas rutinas. Son pequeñas batallas que se le ganan a esta situación que nos hacen estar más cerca de la normalidad. O de toda la normalidad que podamos recobrar cuando esto termine.

Le había dado muchas vueltas. No sabía si publicar o no durante estas semanas y me he dicho a mí misma que el blog es la única ventana que me lleva más allá de las paredes de mi casa y me ancla a una realidad que dentro de tres, cuatro o cinco semanas va a seguir ahí fuera.

Espero que todo esto quede en una pesadilla. Una de esas anécdotas negras que con el paso del tiempo se cuentan muertos de risa aunque ahora mismo no tengan ni puñetera gracia.

Eso sí, seguimos sin hacer acopio de víveres y mucho menos de toneladas de rollos de papel higiénico.

Para poner un poco de color a estos días y habida cuenta que mañana damos la bienvenida a la primavera creo que esta tarta de queso y nubes es la receta ideal para este jueves.
Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla


Esta receta la preparé el año pasado por estas fechas. Es curioso ver cómo nos ha cambiado la vida en tan poco tiempo y no tenéis idea de las ganas que tengo de que los días pasen volando y nos lleven al mes de abril.

Para bien o para mal, pero la incertidumbre me mata.
Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla


El año pasado por estas fechas estuve aprovechando muchas cosas que tenía en la despensa para hacer recetas, entre ellas dos bolsas de nubes que llevaban ahí ni me acuerdo cuánto, pero seguían tiernas como el primer día.

Con una de ellas preparé esta crema que ya compartí con vosotros y con las que quedaron le llegó el turno a esta tarta de queso.
Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla


Partía de esta receta de la tarta de galletas con leche condensada y limón y de mi idea original al final sólo quedó la presentación en vasitos.

Mi idea era darle a la tarta un color azul, al más puro estilo del Monstruo de las Galletas, pero en cuanto ví que tenía nubes rosas, amarillas y naranjas me dije que con esa base me iba a costar la vida que el colorante azul no acabara tomando tintes verdes ¡y no me equivoqué!
Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla


Como tampoco era cuestión de gastar toneladas de colorante (ni tampoco las tenía en casa) me dije que el color verde me tenía que valer y me acordé de unas decoraciones de azúcar de animalitos que me tocaron en un sorteo en Instagram ¡y este es el resultado!
Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla


Ni qué decir tiene que esta receta es una bomba de calorías, pero ¿acaso no nos merecemos un capricho por un día y dejar de contar calorías?
Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla


Habló la que más las cuenta, la que casi a diario se somete al veredicto de la báscula, la que intenta llevar la dieta más equilibrada del mundo y compensar durante una semana cualquier exceso que se permita un día...

Pero no sé si esa persona va a seguir ahí cuando esto termine. No sé cuándo va a terminar esto, ni qué precio vamos a pagar, ni cuántos van a quedar para contarlo, lo que es seguro es que la mayoría ya no van a ser como eran antes.
Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla


No sé si evolucionaremos o involucionaremos, lo que es casi seguro es que no vamos a seguir siendo los mismos.

Y mientras ese ansiado momento llega tenemos que estar en casa, entretenernos, mantenernos ocupados y sacar lo mejor de lo peor que no es sino el momento que nos ha tocado vivir.
Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla


Los que tenemos niños no tenemos mucho tiempo para leer ni ver películas. Yo os aseguro que ninguno y no os podéis imaginar los ratos que le voy dedicando a la entrada de hoy porque por mucho que queramos mantener la normalidad las niñas acusan este encierro y han cambiado los horarios y por tanto se duermen muy tarde (aunque siguen despertando temprano para disfrutar de más tiempo para rellenar de nada)
Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla


A veces, llevármelas a la cocina es una forma de entretenerlas. No tienen mucha edad de meter las manos en harina, sobre todo Elena que mantiene un precario equilibrio, pero se divierten mucho si les dejo boles, cortadores, espátulas, moldes de silicona...Llenan el suelo de chismes, sí, pero se lo pasan bien, que es lo importante.
Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla


Esta receta es una alternativa a tener en cuenta para llenar estas horas. Si no tenéis Monsieur Cuisine o Thermomix (los tiempos, temperaturas y velocidades son iguales para ambos robots de cocina) también podéis preparar estos vasitos poniendo todos los ingredientes en una cazuela, a fuego lento y removiendo con mucha paciencia ¡será por tiempo!

Si alguien lo quiere hacer de modo tradicional y tiene alguna duda que me deje un comentario e intentaré resolvérsela encantada.
Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla


La textura es cremosa, con el punto justo de dulzor (aunque pueda parecer lo contrario, que a mí las cosas empalagosas no me gustan) porque el limón lo equilibra bastante y le da un toque refrescante tremendamente peligroso porque no sientes el postre pesado y por ende no eres consciente de lo que te estás metiendo entre pecho y espalda.

Si queremos pecar mucho buscamos unos vasitos pequeños y así la ración es menor.

Creo que no me queda nada que contaros, para no perder las buenas costumbres ni en los malos tiempos tengo reservado un vasito para cada uno de vosotros para poner un punto dulce en este día. ¿Quién se anima?

Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla


Ingredientes:

* 280 gramos de nubes

* 2 cucharadas soperas de leche

* 200 ml de nata (crema de leche) para montar

* 500 gramos de queso de untar (yo he puesto una tarrina normal y una light)

* Un limón

* Colorante

* Mini galletas y decoraciones de azúcar (opcionales)

Elaboración:

1. Ponemos las nubes y la leche en el vaso de la Monsieur Cuisine, programamos 5 minutos, 90º C velocidad 2

2. Añadimos la nata (crema de leche) y el queso de untar y programamos 30 segundos velocidad 4

3. Exprimimos el limón y añadimos el zumo. Programamos 20 segundos velocidad 4

4. Si queremos darle color añadimos unas gotitas de colorante alimenticio y programamos 20 segundos velocidad 4.

5. Vertemos en los vasitos en los que vayamos a servir, tapamos y dejamos reposar en el frigorífico.

6. Antes de servir decoramos con unas figuritas de azúcar y mini galletas o con cualquier otra cosa que tengamos en casa y nos apetezca.



Una receta sencilla e irresistible ideal para poner color a estos días tan grises (metafóricamente hablando) que nos ha tocado vivir, con la esperanza de ver la luz al final del tunel lo más pronto posible.

Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla


Es casi media noche cuando estoy terminando de redactar la entrada para que esta mañana se publique muy pronto.

Tarta de queso y nubes sin horno. Marshmallow cheesecake. Postre en Monsieur Cuisine. Cuca. Receta fácil, rápida, rica, sencilla


Si no pasa nada en un rato regresaré a mi puesto de trabajo. Las niñas se quedan con mi marido (impensable dejarlas con mis padres, bastante los hemos expuesto ya) e intentaremos afrontar esta etapa lo mejor posible.

Lo primero es cruzar los dedos para que ninguno tengamos síntomas de nada, con ello podemos darnos por satisfechos. Lo segundo es hacernos a esta nueva rutina porque hasta ahora jamás se han quedado solas con él, pero en la oficina hay mucho trabajo y hago falta ahí.

Regreso con sentimientos encontrados. Por un lado tengo muchas ganas de retomar rutinas (y en realidad sólo llevo tres días sin ir a mi trabajo) pero por el otro me marcho con el corazón encogido pensando que las dejo atrás y que cada vez que salgo a la calle me expongo y nos expongo a esta mierda de virus.

Mi idea es seguir publicando recetas pero si alguna semana no asomo por aquí o no me véis por vuestras cocinas espero sepáis perdonarme.

Gracias por seguir ahí.

Manos a la masa y ¡bon appétit!

Fuente: este post proviene de Los dulces secretos de Cuca, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas:

Recomendamos

Relacionado

Vivimos con las vidas en suspenso, cada vez más a tenor de cada medida de contención que el equipo de gobierno va tomando. Hoy no voy a entrar en el debate de si las cosas se están haciendo mal o bien, pronto o tarde. Hoy. Más adelante daré mi opinión. Lo que tengo clarísimo es que esto es una patata caliente que al que le cayera en las manos le iba a quemar. Gestionar esta situación es una pesadi ...

tartas malvaviscos postres ...

¡Esta rica tarta les encantará a los niños!! Si, porque está hecha con esas chucherias dulces que tanto gustan a los niños y a muchos mayores...las nubes o malvaviscos que tanto se ven el las películas americanas... Ademas sin horno... y fresquita ..es una golosina en forma de tarta. Ingredientes: - Un paquete de galletas maría o similares (20-25 galletas) - 80g de mantequilla - ...

Comienza la cuenta atrás: 3,2,1... ¡Corre! Tenemos la Navidad a la vuelta de la esquina y es más que probable que al final nos haya pillado el toro al más pintado. Mucho quejarnos a finales de septiembre que los comercios adelantan la campaña pero al final vamos dejando las cosas y nos vemos a cinco días de Nochebuena y seguro que alguna cosilla nos falta por atar (eso siendo generosos, que en cas ...

general galletas gelatina ...

Las nubes de azúcar (en un principio llamadas malvaviscos) son una de las golosinas que más gustan a mayores y a pequeños de todo el mundo. Su origen se dio en el siglo XIX durante el año 1948 cuando Alex Doumak las patento, y desde entonces se les ha dado varios nombres: nubes, jamón, masmelo, esponjita, bombo, marshmallow. También se pueden comer de distintas formas, asados o tostados, con choco ...

Estremanos el mes de febrero y la blogosfera y las redes sociales se llenan de corazones, color rojo y toda la parafernalia que procede para festejar el día más empalagoso del año. Reconozco abiertamente que a mí este día jamás me ha gustado, ni de adolescente ni de adulta, ni con pareja ni sin ella. Nunca. Me parece una fecha un tanto cruel. (Lo del consumismo me ahorro criticarlo, porque a mí co ...

El pasado sábado dimos la bienvenida al verano. Mis mejores recuerdos de verano son de la infancia. Aún recuerdo la sensación que me embargaba el último día de colegio. La promesa de unas vacaciones, aún por estrenar, ponían mil mariposas en mi estómago. Aquellos veranos se antojaban eternos. Eran días de cantos de chicharras y noches de cantos de grillos, de rodillas peladas y pies polvorientos, ...

¿Os imagináis fusionar un postre tradicional y delicioso como es el flan con otro de los dulces más conocidos, las galletas maría? ¡Dejad de imaginarlo y pongámonos manos a la obra! Con esta nueva receta podrás preparar un postre diferente, partiendo de dos alimentos tradicionales, dándole un toque nuevo y sorprendente. ¿Os animáis a probarlo con nosotros? ¿Sabías que el origen del flan se remont ...

Huele a Navidad por todos lados y ahora con muchísima razón ya que estamos a cuatro días de Nochebuena. ¿Nos ha pillado el toro? Probablemente. Hace nada nos estábamos quejando de que la navidad ya estaba servida en los supermercados y le faltaba mucho y ahora estamos a las puertas y seguramente hay muchas cosas que queramos hacer y no nos dé tiempo. ¡Todos los años igual! A mí para variar aún me ...

No sé a vosotros pero tal y como está la vida al otro lado de la puerta a mí me apetece, sobre todo, preparar en casa recetas de las de toda la vida. Probablemente sea mi subconsciente que me habla y me pide que desde mi cocina lleve a mi mesa recetas que nos transporten a época mejores. Y es que estaréis de acuerdo conmigo en que nada mejor que el gusto y el olfato para hacernos viajar en el tiem ...

Casi sin darnos cuenta nos hemos metido de pleno en el Carnaval. En mi pueblo, y no me preguntéis la razón porque la desconozco, los carnavales siempre se adelantan. Aquí se han celebrado este fin de semana pasado, coincidiendo además con San Valentín y en mi caso particular con la fiesta de cumpleaños de Lara (y Elena, que como es tan pequeña y hay sólo 19 días entre uno y otro, este año su cumpl ...