Cocina con Vistas Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Cebreiro Chees Cake

En invierno, Esteban se obsesiona con no perder los guantes, el gorro ni la bufanda. Desde la primera vez que le confiaron la responsabilidad de cuidar de los guantes, el gorro y la bufanda, en la guardería, no ha pasado un solo invierno entero sin perderlo todo. Hay cerca de una docena de guantes desperdigados en el interior del cajón, como pequeños pájaros sin pareja. Cada invierno, por lo menos una vez, Esteban cae prendado de un nuevo gorro, y lo lleva a cualquier parte haga o no haga frío. Cuando lo veo pienso: “Sólo es cuestión de tiempo que pierda este gorro también” y no suelo equivocarme. Donde quiera que vaya, se toca siempre los bolsillos del plumas para asegurarse de que los guantes están ahí y de que las cremalleras de los bolsillos están cerradas. Si advierte que la cremallera de un bolsillo que guardaba un guante está abierta, si ve que asoma cualquier parte del guante, resopla o incluso se reprende a sí mismo y la cierra de golpe y, creo adivinar, que piensa: no voy a perder estos guantes, lo prometo. Este invierno, de momento, está siendo la primera vez en toda su joven vida que no ha perdido ni los guantes ni el gorro. Aunque si ha perdido la bufanda durante una larga noche de juerga. Se ha negado a comprarse o que le regalemos otra bufanda a pesar del intenso frío invernal y en su lugar ha comenzado a utilizar una pashmina oscura que perteneció a su querida abuela. El pañuelo, con sus finos hilos dorados, parece arroparlo como lo hacían los brazos de la mujer a quien perteneció cuando él era un niño y, la gente le dice: “Qué hermoso pañuelo”.

CEBREIRO CHEES CAKE



Ingredientes:

750 gr de queso de Cebreiro.

125 ml de nata (crema de leche) (35% M.G).

150 gr de azúcar.

1 vaina de vainilla.

3 huevos + 2 yemas.

Base:




180 gr de galletas (tipo María).

75 gr de mantequilla.

1 c.c de canela molida.

Pizca de sal.

Elaboración:

Empezamos por la base:

Precalentamos el horno a 180º.

Trituramos las galletas y añadimos la mantequilla derretida, la canela y pizca de sal y trituramos de nuevo. Extendemos esta masa en el fondo del molde y subimos un poco por los laterales, apretando con una cuchara para que quede una base dura y compacta.

Horneamos la base 10 minutos.

Sacamos del horno (pero no lo apagamos) y dejamos que se enfríe mientras hacemos el relleno.

En el bol de la amasadora ponemos el queso, la nata (crema de leche), el interior de la vaina de vainilla, el azúcar y los 3 huevos más las 2 yemas,



colocamos la paleta mezcladora y mezclamos a velocidad baja 5 minutos o hasta que no haya grumos.


Subimos el horno a 200º. Vertemos la crema sobre la base de galleta y horneamos a 200º durante 15 minutos, luego bajamos el horno a 100º y horneamos durante 1 y ¼ horas. Sacamos para una rejilla y para evitar que se agriete en el medio, una vez horneada, pasamos un cuchillo alrededor, entre la crema y el molde.



Dejamos enfriar completamente y llevamos a la nevera por 24 horas.

Adornamos con crema de membrillo y unas hojas de menta fresca.



Nota:

Esta es mi versión del New York chees cake del West Village, sustituyendo el queso crema por el Queso de Cebreiro, más nuestro, con un sabor que recuerda al Mascarpone y una textura un poquito más densa.



Fuente: este post proviene de Cocina con Vistas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Empedrado de Primavera

Me contaba que tenía ochenta años cuando un vestido azul la detuvo frente a él seduciéndola como sólo seduce la ropa a las adolescentes. Así empezó para ella aquel verano. Andaba de compras con su hij ...

Calamares Rellenos

Una tarde, Sofía compró un tubo de palillos chinos en un centro comercial. Carmen y ella se los llevaron al “Milagrito” para jugar entre tequilas y cervezas. Para sorpresa de Carmen, se trataba de un ...

Judiones y Gambones

Nicolás tiene cincuenta y ocho o cincuenta y nueve, algo así, está en las proximidades de esa edad que dentro de un año lo hará mayor. No tiene las agilidades físicas ni las ofertas pasionales, las en ...

Kazandibi (Pudin Quemado)

En la radio que hay sobre la cómoda suena una canción de amor, Perales o Iglesias, María nunca los puede identificar, ambos le suenan parecido: románticos, melosos y un poco desesperados. La habitació ...

Recomendamos