comunidades

Crema de calabaza y zanahoria



Aunque en redes os anuncié una nueva receta dulce, las inclemencias del tiempo mandan. Con estas temperaturas gélidas que durante la última semana han congelado todo el país, nada apetece más que una crema, puré o caldito calentitos para la hora de la comida. Como primer plato, entonan el cuerpo y nos evitan en buena medida esa sensación de frío o destemplanza tanto durante como al acabar de comer.

En mi casa, en invierno, cuando las temperaturas son más frías, casi siempre empezamos la comida con una crema de verduras o un caldito de pollo y fideos. El caldito, siempre casero; por el contrario, las cremas, siempre de brick, muy cómodas: abrir, calentar y servir, pero infinitamente menos saludables y sabrosas que las que puedes hacer en tu cocina.



Desde que mi abuela volvió del hospital, me estoy haciendo experta en cremas caseras y batidos energéticos. Tiene que comer súper bien, y la mejor forma de que coma equilibrado, variado y sano es en forma de purés.

Una de mis cremas favoritas de todas las que he hecho hasta ahora (tras diez días he probado unas cuantas) es la de calabaza y zanahoria. Una crema con una textura suave, fina y un ligero toque dulce. Es perfecta como primer plato o para la cena. Para la receta, me basé en una de Karlos Arguiñano, aunque la modifiqué ligeramente.

Espero que os guste mucho. Y os anuncio que esta será la primera de muchas.



Crema de calabaza y zanahoria:

INGREDIENTES

Medio puerro, cortado finamente

4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

1 patata pequeña, de unos 200g, pesada con piel

2 zanahorias

420-450g de calabaza (pesada con cáscara)

450g de caldo de pollo (casero o de brick; yo suelo usar de brick bajo en sal)

Pizca de sal

PREPARACIÓN

Calentamos el aceite en una cazuela. Sofreímos dentro del puerro hasta que esté bien pochadito.

Añadimos la patata y las zanahoria peladas y cortadas en dados y rodajas de un centímetro y medio, respectivamente. Hacemos lo mismo con la calabaza: la pelamos, le retiramos las semillas y la cortamos en dados de centímetro y medio, y la agregamos. Salamos ligeramente y sofreímos todo junto durante unos cinco minutos.

Incorporamos el caldo de pollo y calentamos a fuego medio. Cuando rompa a hervir, contamos 20 minutos a fuego medio.

Una vez transcurrida la cocción, trasladamos la preparación a un vaso americano y trituramos hasta obtener una crema fina y suave.


Fuente: este post proviene de Mi recetario por Elena Pilar, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Aunque a simple vista tenga toda la pinta de una cheesecake, no contiene nada de queso. Se prepara y hornea con la misma sencillez, pero solo contiene yogur griego, huevos y una cantidad ridícula de a ...

O lo que es lo mismo, bacalao con verduritas. La samfaina es una elaboración de origen catalán, elaborada a base de tomate, berenjena y pimiento. Una especie de pisto que le va fenomenal al bacalao. E ...

Recomendamos