comunidades

Merluza con patata y vinagreta EN OLLA GM D

Para él el fuego tenía un significado especial

Se había criado con sus abuelos, en un pequeño pueblo de montaña

La escuela más cercana estaba a 5 km de distancia del caserío de sus abuelos

Pocos vecinos, ningún otro niño cerca que no fuera en horario escolar

Su abuelo lo llevaba y lo traía de la escuela cada día

La escuela era el único lugar en el que tenía contacto con niños de su edad

Su primer contacto con el fuego había sido la inmensa chimenea que presidía la cocina de su abuela

Y aún hoy, cerraba los ojos y veía a su abuela inclinada casi dentro de aquella chimenea, removiendo el puchero que descansaba sobre un trébede, desde buena mañana

Y los pies de esa misma chimenea se sentaba él a hacer sus deberes por las tardes, con el perro más anciano del caserío a su lado, recibiendo el calor del fuego

Su abuelo haciendo las labores del campo, su abuela ocupándose de los animales y trajinando en la cocina

Sus abuelos eran de pocas palabras, tenían demasiados frentes que atender y el tiempo no siempre era propicio

El crepitar de la leña consumida por el fuego era a veces su única compañía

Luego llegaba el verano y todo aquel silencio desaparecía como por arte de magia

El carácter de sus abuelos variable casi de manera imperceptible, excepto para él que los conocía tan bien

Los caseríos vecinos se llenaba de niños venidos de las capitales

Su algarabía llenaba los prados y los bosques cercanos

Las tardes ya no transcurrían en una cocina llena de humo, de silencio y oscuridad

Y esas noches de verano también estaban relacionadas con el fuego

Un buen día, su abuelo hizo una hoguera en un prado cercano a la linde de un bosque

La primera vez de aquello, se lo llevó a él y a cuatro niños más

Esa noche comieron truchas pescadas por ellos mismos en el río, ensartadas y cocinadas por su abuelo en aquella hoguera

Al principio cohibidos. No sabían qué podían contar delante de su abuelo

A los diez minutos los cinco niños se atropellaban para contar su vida en la capital, las mil travesuras del día

Su abuelo los dejaba hablar, movía la cabeza asintiendo a lo que escuchaba, reía con ellos

Los hacía sentirse importantes, adultos

La segunda hoguera, pocos días después, reunió a más de diez niños

Aquello se convirtió en un ritual que se repetía tres veces a la semana, todos los veranos

Cuando nació su primer hijo, rehabilitó el caserío de sus abuelos, ya abandonado

Desde entonces, todos los veranos volvía a la casa que lo había visto crecer

Con su mujer habían aprendido a cocinar directamente en la chimenea, aunque en la ciudad tenían las mayores de las comodidades, en aquel lugar no las necesitaban

Por la noches, encendían una hoguera en la linde del bosque, y asaban el pescado que durante el día habían pescado

Se arrebujaban en unas mantas cuando bajaba un poco la temperatura y con su hijo en brazos rememoraba tiempos pasados

Su hijo ha crecido, ahora la hoguera se llena de niños ansiosos de historias contadas por ellos mismos, en los que los adultos no intervienen, son simples observadores del paso del tiempo

Entre las llamas del fuego aún puede ver a su abuelo con una sonrisa, el rostro curtido por la edad y el trabajo a la intemperie, disfrutando como un niño más alrededor de una hoguera

Aquellas noches estrelladas alrededor de una hoguera eran sus recuerdos más preciados



INGREDIENTES

600 gr de lomos de merluza

4 patatas

2 huevos

1 hoja de laurel

6 granos de pimienta

1 cebolleta

Perejil

1 cucharadita de pimentón

2 cucharadas de vinagre de Jerez

3 cucharadas de aceite

Sal

ELABORACIÓN

Pelar las patatas y cortarlas en rodajas gruesas

Poner agua con sal en la cubeta

Hervir la patata 8 minutos Menú Cocina

Tapa y válvula cerrada

Retirar, escurrir y reservar

Poner la rejilla en la cubeta

Hervir los huevos 3 minutos con dos dedos de agua

Menú Cocina

Cortar los lomos de merluza en tacos

Poner en la cubeta el laurel, los granos de pimienta, una cucharadita de sal y agua hasta cubrir

Menú Cocina

Con tapa abierta hervir 4-5 minutos

Picar la cebolleta muy pequeña

Picar los huevos duros bien pequeños

Batir el aceite con el vinagre

Mezclar con los huevos y la cebolleta

Añadir perejil

Servir las patatas con la merluza encima

Regar con la vinagreta

Espolvorear con el pimentón

Receta adaptada de la revista #revistalecturas nº 108 pág. 91





Fuente: este post proviene de lafarsaysus finas hierbas.blogspot.com, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

manzana olla GM postres ...

Poco a poco, había conseguido que la granja volviera a renacer No con el esplendor de cuando vivían mis abuelos Entonces vacas, gallinas, conejos, ocas, viñas y un inmenso huerto componían el paisaje de mi niñez Aunque no lo pareciera, cada uno tenía papeles muy bien definidos Mi abuelo, en aquel pequeño tractor, yendo y viniendo de un campo a otro Mi abuela se ocupa de las vacas y del resto de lo ...

mayonesa merluza olla GM ...

Cuando su hijo se fue a estudiar al extranjero con una beca importante, sintió un orgullo que solo como solo pueden sentir las madres Pero también sintió que se le partía el corazón. Pero eso no dijo Cuando su hijo acabó la carrera y una de las empresas más importantes de Canadá lo contrató, empezó a tener claro que el futuro de su hijo ya no estaba cerca de ella Desde ese día, una determinación c ...

clafoutis higos olla GM ...

Habían pasado tantos años desde la última vez en que toda la familia se había reunido alrededor de aquella mesa, en aquella habitación Sus mejores recuerdos habían pasado en aquella casa, la de sus abuelos Su abuela trajinando en la cocina, haciendo comida para todos ellos Los adultos, sentados en aquella mesa de madera maciza, hecha por su abuelo con sus propias manos Todos fumando, riendo, habla ...

huevos olla GM

Desde que era bien pequeño su abuela era la encargada de ocuparse de él de lunes a viernes y hasta las cinco de la tarde Su abuela siempre le hacía los platos más rico que jamás probó Siempre acertaba Nunca le decía lo que tenía pensado para el día siguiente Y desde que tenía uso de razón, él sabía que no tenía que preguntarlo, no era necesario No recordaba ni una sola vez en que dejara comida en ...

hamburguesa merluza olla GM ...

Aunque pueda parecer mucho trabajo y muy lioso y además, siempre tenemos la opción de comprarlas, creemos que no vale la pena complicarse la vida Os aseguro que vale la pena y mucho, el poco tiempo que vais a tardar en mezclar los ingredientes y el resultado tan estupendo que tendréis con estas hamburguesas de merluza Recapitulemos, mis finas hierbas: tenemos una receta sana y jugosa, de ingredien ...

arroz chocolate olla GM ...

¡Cuántos recuerdos le traía pasear por aquellas calles! Entonces iba de la mano de su madre, siempre saltando, preguntándolo todo, sin poder parar quieta Oyendo a su madre regañándola porque se iba a manchar, porque si no dejaba de brincar se le soltaría del pelo aquellos lazos que con tanto esmero le había puesto hacía tan solo diez minutos Los vecinos con los que se cruzaban las saludaban con un ...

bacalao miel olla GM ...

Ningún matasanos me va a decir a mi lo que puedo o no puedo comer Ya bastante hago Todos los días verde, que si acelgas, que si espinacas, ya está bien hombre Toda la vida de dios se han comido huevos, patatas... Ahora, que si solo se puede comer huevos una vez por semana, que si el aceite produce colesterol, que si las patatas engordan ¡Pues estamos bien! Si a mis abuelos les hubieran dicho todo ...

guisos olla GM patatas ...

En la casa de los pescadores siempre sobrevolaba cierta inquietud Durante las horas de faena, el tiempo se suspendía en aquellas casas Las mujeres, las madres, los hijos, seguían haciendo su vida, pero toda la tensión, los miedos, se colgaban del techo, como un ay callado antes de salir de la garganta Ella sabía lo que era eso. Lo había vivido toda su vida. Su abuelo, su padre, sus tíos, sus herma ...

bizcocho olla GM postres ...

No le gustaba el mar. Le gustaba aquella casa Y aquella casa estaba frente al mar La casa de sus abuelos, de sus padres, de sus navidades, de sus vacaciones escolares y ahora la de ella Desde ella había aprendido a reconocer cada movimiento y cada sonido de aquel mar Nunca se había fiado cuando estaba en calma y menos aún, cuando despertaba de su letargo y por puro capricho, golpeaba con furia la ...

general aperitivo homenaje. abuelo ...

Cuando empezó a rondar la idea de este blog por mi cabeza, en el que me ayuda mi hermana pequeña a la que cariñosamente llamo "la becaria", tuve claro desde el primer momento que este espacio sería un pequeño homenaje a mi abuelo. Algo que él nunca aprobaría, pues su carácter tímido siempre le hizo mantenerse en un segundo plano, pero que sin duda se merece. Mi abuelo vivía por y para el ...