comunidades

Tarta fría de crema de yogur con frutos del bosque

"Por esos días calurosos de verano en los que no puedes despegarte de la sombra"

Y como toda ayudita es buena para combatirlos y hacerlos más llevaderos, una fresca y refrescante tarta nos vendrá a las mil maravillas.

Así qué ... todos a sus puestos. Mandíl colocado, cuchara en ristre ... ¡allá vamos!

  TARTA DE CREMA DE QUESO Y YOGUR DE FRUTOS DEL BOSQUE (con base de bizcocho de chocolate)



INGREDIENTES

PARA EL BIZCOCHO

95 grs de harina repostera

125 grs de azúcar blanco

20 gramos de cacao amargo en polvo

½ cucharadita de bicarbonato sódico

¼ cucharadita de sal

¼ de polvo para hornear

2 huevos M

75 ml de leche

75 ml de agua

25 ml de aceite de girasol

  PARA LA CREMA DE QUESO Y YOGUR

250 grs de queso crema (el que mejor os venga)

1 yogur de frutos del bosque (si es con trocitos, mejor)

2 cucharadas de azúcar glas

1 vaso de leche

6 hojas de gelatina

Uvas negras sin pepitas ( pueden ser arándanos)

 

PARA LA GELATINA DE CEREZAS

100 ml de agua

3 cucharadas de mermelada de cerezas negras

2 hojas de gelatina

 

PREPARACIÓN

BIZCOCHO

Empezaremos el día anterior, haciendo el bizcocho. Precalentamos el horno a 170º, engrasamos el molde y forramos la base con papel de hornear. Reservamos.

En un bol mezclamos el azúcar con los huevos y batimos hasta conseguir una masa suave, blanquecina y que haya doblado su volumen.

En otro bol tamizamos y mezclamos todos los ingredientes secos a excepción del cacao. Reservamos.

En un cazo pondremos a calentar el agua y cuando adquiera temperatura, le echamos el cacao en polvo. Removemos bien hasta su completa disolución. Reservamos.

Cuando consigamos que la masa haya doblado su volumen, le añadimos la leche y el aceite. Mezclamos un par de minutos y le agregamos la mezcla de ingredientes secos, cuidando de bajar la velocidad de batido para no formar una nube de harina. Seguidamente le echamos el cacao y batimos durante un par de minutos. Sacar y acabar de integrar bien con la ayuda de una espátula de silicona. Reservar.

Vertemos la mezcla en el molde preparado y horneamos unos 40 minutos o hasta que el palillo salga limpio. Es un bizcocho húmedo y muy esponjoso. Sacar y dejar enfriar completamente.

CREMA DE QUESO Y YOGUR

Al día siguiente empezamos cortando el bizcocho para hacer la base de nuestra tarta. Podéis hacerla del grosor que más os apetezca. (En casa, solo le quitamos el copete)

Cubrimos con una tira de acetato (si no disponéis de él, forradlo con una tira de papel de hornear) el aro del molde que utilizamos para hornear el pastel pero sin cerrarlo del todo, digamos que lo cerramos hasta la mitad, lo ponemos encima del plato de servir nuestra tarta y depositamos dentro de él, la parte de bizcocho que vayamos a utilizar como base. Reservamos.

Hidratamos las hojas de levadura en un cuenco con agua fría. En el bol de la batidora mezclamos el queso crema, el yogur y el azúcar glas hasta conseguir una crema suave.

Ponemos a calentar la leche y cuando coja temperatura, sacamos del fuego y le añadimos las hojas de gelatina bien hidratadas y escurridas. Removemos para que se disuelvan bien y la añadimos la crema de leche y queso. Batimos bien para integrar completamente y vertemos esta mezcla encima de la base de chocolate. Dejamos atemperar si está muy caliente y seguidamente a enfriar en la nevera por un mínimo de 4 horas.

  GELATINA DE CEREZAS

Pasado este tiempo, preparamos la gelatina de cerezas. Empezamos hidratando las hojas de gelatina en agua fría. Reservamos.

En un cazo apto para el fuego ponemos el agua junto con la mermelada de cerezas y calentamos hasta que la mermelada esté bien disuelta. Sacamos del fuego y añadimos las hojas de gelatina bien escurridas. Removemos bien para asegurar la disolución de la gelatina y dejamos atemperar un poquitín.

  MONTAJE Y DECORACIÓN

Sacamos la tarta que tenemos enfriando en la nevera y después de asegurarnos que esté cuajada, vertemos la gelatina de cerezas encima ayudándonos con el reverso de una cuchara pera su mejor distribución. Dejamos enfriar completamente en la nevera un mínimo de 12 horas.

Desmoldamos con cuidado, sacamos la tira de acetato y decoramos como mejor nos convenga.

Solo queda disfrutarla un montón. ¡Buen provecho!


"Por esos planes de verano irrepetibles y únicos"

 
Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Ya vengo de nuevo con un plato del menú de recetas semanal. El de hoy seguro que gusta a todos, incluso a los más pequeños de la casa, porque posee como ingrediente principal a uno con el que más dis ...

¿Te atreves con estos deliciosos fideos a la cazuela? Te aseguro que te van a encantar y a los tuyos también. Un rico plato muy económico y fácil, facilísimo de preparar. Una receta muy sencilla pero ...

¿A qué apetece un buen risotto como éste?. No es el original pero nada tiene que envidiarle. Lo tiene todo. Fácil, rápido y como no, ¡súper delicioso! Es un plato único que hará el deleite de todos. Y ...

Cuando una receta sabe más qué bien, para que cambiarla. Así hacia mi madre el conejo al ajillo y así lo hago yo. Hoy una receta tradicional para mojar mucho, mucho pan. El conejo al ajillo es una re ...

Recomendamos