comunidades

Tarta Sacher con mermelada de albaricoque casera

Hoy vamos a celebrar el cumpleaños de Monsieur Accidents con una deliciosa tarta Sacher, una de nuestras tartas favoritas que nos trae muchos recuerdos.


Nos ponemos el delantal y preparamos los ingredientes que vamos a necesitar:

Para el bizcocho Sacher:

8 huevos

150 de azúcar
180 g de mantequilla
180 g de cobertura

180 g de harina floja

5 g de levadura

Para la mermelada:
350 g de mermelada de albaricoque

Para la trufa fresca:

180 g de nata (crema de leche) para montar
50 g de azúcar
150 g de cobertura de chocolate
20 g de cacao

600 ml de nata (crema de leche) para montar
Para el almíbar de albaricoque:

100 g de azúcar

125 ml de agua

2 cucharaditas de mermelada de albaricoque

Glaseado Sacher:

500g de cobertura de chocolate negro
60 g de cacao en polvo
500 g de azúcar

280 ml de agua

Los huevos tienen que estar a temperatura ambiente para que los batidos se haga con facilidad. Si los tenemos en la nevera, los sacaremos unas horas antes de ponernos con la elaboración.

La mermelada la podemos comprar hecha o la podemos elaborar nosotros siguiendo esta receta de mermelada de albaricoque casera.

Preparación:
Comenzamos con el bizcocho y lo primero es preparar los ingredientes que necesitamos.

Elegimos el molde que vamos a utilizar y colocamos papel de horno en la base. No engrasaremos con aceite y harina los laterales para que el bizcocho suba recto.

Precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.

Ahora, desclaramos, para ello, cascamos los huevos y separamos las yemas de las claras, colocando las yemas en un bol y las claras en otro. En el bol donde tenemos las yemas añadimos el 25% del azúcar, es decir 40 g. Y en el bol donde tenemos las claras, agregamos el 75% del azúcar, es decir, 110 g de azúcar.

Montamos las yemas con el azúcar por un lado y las claras con el azúcar por otro, con ayuda de unas varillas. Yo suelo utilizar un procesador de alimentos.

Ponemos un cazo con agua al fuego, sobre él colocamos un recipiente donde introducimos la mantequilla y derretimos al baño María. Cuando esté derretida, apartamos del fuego y agregamos la cobertura que se funde con el calor residual. Agregamos al batido de yemas con azúcar y mezclamos hasta que se integre bien.



Añadimos un poco de claras montadas a la mezcla anterior y mezclamos. A continuación, vamos a ir añadiendo en varias partes, la mezcla anterior a las claras montadas, integrándola con movimientos envolventes para no perder mucho aire del batido.



Añadimos los ingredientes secos tamizados, con movimientos envolventes, hasta conseguir una masa homogénea.

Vertemos la mezcla en el molde, alisamos la masa con la lengua y damos unos golpes para que la masa se asiente. Llevamos al horno y horneamos a una altura media-baja durante 40 minutos.



Transcurrido este tiempo, bajamos la temperatura a 160ºC y horneamos durante 15 minutos más. A continuación, comprobaremos si el bizcocho está hecho introduciendo un palillo, si sale limpio, lo sacamos del horno, en caso contrario, lo dejamos hornear unos minutos más.

Sacamos del horno y lo colocamos sobre una rejilla.



Mientras el bizcocho se está haciendo nos ponemos con la trufa fresca. Vertemos la nata (crema de leche) en un cazo que ponemos al fuego y añadimos el azúcar, mezclamos y, cuando comience a hervir, apartamos del fuego. Se agrega la cobertura y el cacao que se funden con el calor residual.

Vertemos los 600 ml de nata (crema de leche) en un vaso de un procesador de alimentos y montamos. Cuando la nata (crema de leche) esté semimontada, agregamos en forma de hilo la preparación anterior. Cuando empiece a tomar cuerpo, seguimos mezclando con una lengua y movimientos envolventes. Guardamos en la nevera hasta el momento de utilizarla.



Para que la mermelada sea lo más fina posible y con textura suave, la pasamos por un colador. Reservamos y lo que nos queda en el colador es lo que vamos a utilizar para infusionar el almíbar. Reservamos la mermelada en la nevera.

Ahora nos ponemos con el almíbar. En un cazo, vertemos el agua, añadimos el azúcar y ponemos al fuego. Removemos hasta que el azúcar quede disuelto, agregamos la mermelada que nos ha quedado en el colador y llevamos a ebullición. Apartamos del fuego y colamos. El color, aroma y sabor de este almíbar es increíble. Para aplicarlo podemos hacerlo con ayuda de una brocha o un biberón.



Nos ponemos con el bizcocho y lo primero es desmoldarlo. Pasar una puntilla o un cuchillo alrededor del bizcocho para separarlo del molde nos puede ayudar.

Lo segundo es obtener dos bases de bizcocho del que hemos elaborado. Primeramente igualamos la parte superior, si es necesario. A continuación, Cortamos el bizcocho en dos, con ayuda de un cuchillo de cortar pan, para ello, hacemos es una señal no muy profunda alrededor, que nos ayude luego a cortar el bizcocho horizontalmente para obtener las dos bases de bizcochos del mismo grosor.



Una vez que tenemos hechas las guías por donde cortar, cortamos. La primera capa será la que pongamos como base de nuestra tarta Sacher.

Sacamos la mermelada de la nevera y nos ponemos con el montaje de la tarta.

Colocamos la primera capa de bizcocho y añadimos almíbar. Ponemos la mermelada y extendemos con ayuda de una ballena acodada.





Añadimos almíbar a la otra base de bizcocho y la colocamos sobre el almíbar, de manera que quede la parte del bizcocho que estaba sobre el molde en la parte superior. Lo hacemos así porque es la parte más lisa del bizcocho Sacher que hemos preparado.

Sacamos la trufa fresca de la nevera. Cubrimos con una capa de trufa para que el bizcocho no absorba el glaseado. Llevamos a la nevera o congelador para que esté lo más fría posible a la hora de glasearla.



Mientras enfría, preparamos una bandeja con una rejilla y nos ponemos con el glaseado. Lo primero que vamos a hacer es un almíbar con el agua y el azúcar. Una vez que hemos apartado del fuego, agregamos el cacao en polvo y cuando esté integrado, añadimos la cobertura de chocolate negro.



Sacamos la tarta del congelador o de la nevera, la colocamos sobre la rejilla y vertemos el glaseado sobre ella, intentando cubrirla completamente.



Una vez realizado este paso, la guardamos en la nevera.

Presentación:
Sacamos la tarta de la nevera y la pasamos a la base de tarta, bandeja o plato de presentación donde la vayamos a servir. La decoramos a nuestro gusto. En esta ocasión, la hemos decorado con merengue la parte superior de la tarta. Colocamos corales naranjas, tejas de chocolate negro y unas rosas de orejones. Y para terminar, hemos escrito "Sacher" con glasa real.






La tarta terminada es preciosa pero cuando la probéis os enamorará. Sus diferentes texturas, sabores y aromas se mezclan con tal sutileza que se convierte en un verdadero placer.

Una tarta que se ha convertido en unas de mis favoritas. Ideal para una celebración o simplemente para disfrutar de un momento especial con quien queramos compartirla.

Bon appétit!

Fuente: este post proviene de Pequeños Accidentes, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

A mi familia le encanta el salmón, de cualquier manera y solemos consumirlo con frecuencia elaborado de diferentes maneras, en aperitivos, comidas o cenas. En casa siempre tenemos salmón marinado, li ...

El próximo jueves 24 de noviembre es Acción de Gracias, una fiesta que suelo hacer desde hace muchos años. Comencé a celebrarla con una compañera cuando trabajaba en GE y cuando ambas cambiamos de tr ...

Se acerca Acción de Gracias y para su celebración siempre hay un pastel de calabaza, suele ser una tarta, pero hoy vamos a elaborar un bundt cake para nuestra pequeña celebración en familia. Gracias ...

Acción de Gracias se acerca y el pavo es uno de los protagonistas de la cocina en estas fechas. Nosotros vamos a hacer una receta muy fácil de preparar, rica en sabores y que puede ser una propuesta o ...

Recomendamos

Relacionado

tartas chocolate tarta ...

Hace unos días fue el cumpleaños de mi madre, así que mi pareja y yo decidimos hacerle una exquisita tarta Sacher. El año pasado también la hicimos y tuvo un gran éxito, además es muy fácil de hacer!. El día que la hicimos no tuvimos mucho tiempo así que la hicimos de la manera más sencilla y rápida posible, no hace falta horneado ya que compremos los bizcochos ya hechos aunque si quieres puedes h ...

recetas postres dulces y postres

Observaréis un moteado en la cobertura de chocolate. Sucedió que tenía poco chocolate fondant para la cobertura y se me ocurrió mezclar un trozo de tableta de chocolate al 70%; fundido no se notaba nada pero una vez sólido aparecieron estos puntos más oscuros y brillantes que corresponden al chocolate de tableta. La cobertura de esta tarta corresponde a la segund ...

general chocolate mermelada albaricoque ...

Presentación final del plato Tarta Sacher fácil. Receta y Vídeo paso a paso La Tarta Sacher, o Sachertorte en alemán, es una tarta típica de Austria. Consiste en dos láminas de bizcocho rellenas de mermelada de albaricoque y cubiertas por una capa de chocolate que hace que esta tarta aumente su conservación. Sus orígenes se remontan  a principios del siglo XIX, y su creador, Franz

recetas postres chocolate mermelada albaricoque ...

Presentación final del plato Tarta Sacher fácil. Receta y Vídeo paso a paso La Tarta Sacher, o Sachertorte en alemán, es una tarta típica de Austria. Consiste en dos láminas de bizcocho rellenas de mermelada de albaricoque y cubiertas por una capa de chocolate que hace que esta tarta aumente su conservación. Sus orígenes se remontan  a principios del siglo XIX, y su creador, Franz Sacher, la creó ...

Bizcochos Chocolate Mermeladas ...

La Tarta Sacher es una de las tartas más conocidas en todo el mundo, y ¡no me extraña!, es una auténtica delicia. Creo que puede ser una de las tartas más ricas del mundo. Soy muy chocolatera, lo reconozco Es un bizcocho de chocolate relleno que está súper jugoso y con un sabor único. Ingredientes para el bizcocho y el relleno: 160 gramos de azúcar 160 gramos de mantequilla 6 huevos 160 gramos de ...

Non classé

Tarta Sacher La receta original de la Tarta Sacher, viene de Austria. Fue creada en el 1832 por Franz Sacher, que por aquel entonces solo era una aprendiz de repostero. La típica Tarta Sacher , la componen dos planchas de bizcoho de chocolate separados por una capa de mermelada de albaricoque y cubierta con chocolate negro glaseado. Yo para esta ocasión he optado por variarla un poco a los gustos ...

general bizcochos y tartas dulces

Tal y como os comentaba en la entrada anterior, he tenido un fin de semana movidito reposteramente hablando. Si el otro día os hablábamos la receta de la tarta arcoiris, hoy os traigo otra, una Sacher. En este caso fue para el cumpleaños de mi marido. Teniendo en cuenta que es el que sufre mi "obsesión" por cocinar, se come mis platos y es mi fan número uno, quería que fuera algo especi ...

general tartas

No podía dejar pasar el cumpleaños de la peque no tan peque de la casa. Y aunque no es la tarta que ella quería,algo tenemos para celebrar el día y soplar las velas...si nos acordamos de ponerlas. La tarta que tú quieres queda pendiente,¿vale?. Para otra ocasión en que las circunstancias sean más favorables. Un besazo y disfruta de tu día.Los planes son buenos para lograrlo. Ingredientes para el b ...

Recetas albaricoque chocolate ...

Puedes ver esta entrada en Dulces diabéticos. La tarta Sacher sin azúcar que he preparado para hoy, es sin duda una de mis tartas favoritas hasta la fecha. Con varias capas de bizcocho, albaricoque y chocolate. ¡Una delicia! La tarta Sacher, o Sachertorte en alemán, es una tarta típica de Austria que se prepara con varias planchas de bizcocho de chocolate, mermelada de albaricoque, y una ganache ...

postres Sachertorte tarta Sacher ...

Tarta Sacher o Sachertorte con mermelada de fresa casera Todo blog reposteril que se precie, debe tener su versión de una de las tartas más famosas del mundo: La Sacher o Sachertorte. Y yo no he querido ser menos. Es de origen austriaco y en su receta original el relleno es de mermelada de albaricoque. Se puede comer en el hotel Sacher. Para los que no tengáis previsto viajar a Austria, como yo ...