comunidades

Risotto de gorgonzola y peras (y su versión sin queso para alérgicos a la leche)

Risotto de gorgonzola y peras
Risotto de peras y bacon
A mi me pasa a veces que leyendo y buscando nuevas recetas, de repente encuentras una que sólo al leer el título crees imaginar el sabor y decides hacerla de inmediato. Eso lo tienes que probar. Pues más o menos me pasó con este risotto. Estaba mirando por internet y me topé con él y casi visualicé la combinación de sabores del queso, dulce y ligeramente picante, y del dulzor suave de la pera...

Después mirando, son muchos los blogs y páginas que lo han incluido en su repertorio (Directo al paladar, Les receptes de Miquel,  Mis thermorecetas...) y todas, con o sin thermomix tienen una elaboración muy similar. Cambian apenas las cantidades, no el proceso. Así que pensé que si tantos blogueros estaban de acuerdo, este plato había que probarlo y, si estaba tan bueno como me esperaba, compartirlo. Y estamos en ello.

Sólo había un escollo que salvar y era la alergia de mi peque a la leche. Para ella el queso, que si iba a emplear para nosotros, había que evitarlo. Tenía que buscar una versión paralela y prefería conservar la pera que ella le gusta. Pues Directo al paladar me dio la idea, ellos tienen una receta de un sandwich de gorgonzola, bacon y pera, así que pensé eliminar en mi risotto el queso pero incluir el bacon para darle esa combinación de salado y dulce que buscaba. 

Ya estaba decidido el menú. Y, claro, si está aquí es porque no defraudó. Un arroz cremosito, muy suave, con el recuerdo del queso en el paladar mezclado con el delicado sabor de la pera. Pues eso, que como seguro que repetiremos, lo comparto aquí a ver que os parece a vosotros. Y es que además, fácil, fácil y rápido incluso. En media horita lo tenemos listo.

Mirad que ingredientes. Lo más raro es el queso y se encuentra en las estanterías de cualquier súper.



A ver, como he dicho, tenemos dos risottos: Risotto de gorgonzola y peras y Risotto de peras y bacon. Para ambos, comenzamos igual y sólo cuando echemos el queso, dividiremos los procesos. Yo os voy contando. El principio, por tanto es el mismo.

Pues, como es habitual, empezamos por la cebolla que picamos finita y salteamos en la sartén con un poquito de mantequilla. Yo usé la mantequilla vegetal, como ya he dicho, por el tema de la alergia. Además, para evitar que la mantequilla se queme podemos añadir una cucharadita de aceite de oliva. La cebolla tenemos que sofreírla hasta que esté blandita pero que no empiece a dorarse ya que daría mal color y mal sabor al plato.



Ponemos también agua en el fuego y le echamos una pastilla de caldo de pollo (si no tenemos caldo natural echo) o podemos usar directamente uno de brick. La cosa es que hay que calentarlo para echarlo hirviendo al arroz y no cortar su ebullición.

Una vez tengamos así la cebolla, añadimos el arroz y removemos unos minutos para que éste suelte el almidón. Lo mantendremos así hasta que el corazón del arroz se vea blanco y el resto del grano esté transparente. Esa es la señal de que el arroz ya pide agua o, al menos, algún líquido. Añadimos entonces el vino y lo mantenemos en el fuego, reduciéndolo para que expulse el alcohol.



Una vez que el arroz se quede seco de nuevo, echamos la nuez moscada y la pimienta molida, a ser posible molida en ese mismo momento. Además. le vamos añadiendo agua a cacitos dejando que vaya reduciendo para echarle de nuevo y remover un poco. De esta forma conseguiremos la cremosidad que esperamos de un risotto.

Lo vamos haciendo así, hasta que el arroz este reblandecido y le quede unos cinco minutos. Es el momento en el que desdoblé la cocción y aparté un plato para hacer el Risotto con bacon y peras por una parte, y con gorgonzola y peras por otra. Lo voy explicando por separado.



RISOTTO DE GORGONZOLA Y PERAS

Mientras está cociendo el arroz pelamos las peras y las cortamos en dados. Las sofreimos en una sartén durante cinco minutos hasta que estén blanditas pero no doradas ya que no queremos elementos "negros" en el color del plato.



Cuando le quede poco al arroz le echamos la mitad de las peras y el queso que hemos cortado a daditos. Las peras se irán deshaciendo con la cocción, por eso reservamos la otra mitad que añadiremos en el momento de apartar el plato así conseguimos que una parte de ellas nos proporcionen sabor en el guiso y la otra parte conformarán la parte sólida de nuestro risotto. El queso, por otra parte, se irá fundiendo con el calor y dará una textura cremosa y exquisita.



Cuando el arroz este listo, con poco caldo pero no seco, más bien con una textura cremosa. Apartamos y echamos en el mismo plato las peras que teníamos reservada.









El resultado final, como ya os digo, a nosotros nos encantó y aunque los blogueros somos muy nuestros, tantos no pueden estar equivocados,jeje. Es, en mi opinión, una receta fácil pero muy sabrosa así que muy adecuada para hacer en casa. 

RISOTTO DE PERAS Y BACON

Como en el caso del arroz anterior, pelamos y cortamos las peras a daditos y las sofreímos con mantequilla hasta que estén blanditas sin dorar. Además, cortamos el bacon en tiritas y cuando saquemos las peras lo pasamos por el fuego ligeramente. Por cierto, hay que buscar bien el bacon y mirar ingredientes porque mucho tienen leche en su composición. Nosotros compramos uno de marca "la Selva" sin lactosa que está libre de lácteos, no sólo de lactosa. Ya sabéis que no me gusta dar marcas pero cuando se trata de prevenir no me corto.





Cuando el arroz está casi a punto, le echamos la mitad de las peras y las tiritas de bacon. Esperamos a que el arroz esté en su punto y apartamos, sirviendo las peras reservadas en el plato.



Pues este quedó también buenísimo. Y sin problemas con la alergia, que el que la tiene en casa sabe lo difícil que es algunas veces, diseñar el menú o elegirlo.



Pues eso, hoy dos risottos, en vez de uno... ¿os animáis por alguno? Aquí, recomendamos los dos. 

Fuente: este post proviene de En plato de Loza , donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Pues eso… que aunque os pase como a mí que no sois muy amantes de las mismas, hay que comer verduras, como sabiamente dicen las madres. Comerlas es salud, así que hay que esforzarse un poquito, ...

Ensaladilla rusa tradicional, donde las haya aunque... buscando en su historia, tradicional puede ser cualquier cosa ¡carne de venado he leído que llevaba en sus comienzos! Y yo que pienso que más esp ...

Entre una cosa y otra este año no me dio lugar y no preparé mis tradicionales torrijas en Semana Santa. Por una parte la falta de tiempo, por otra no tentar a los diabéticos de la familia… pero ...

Recomendamos