comunidades

Bizcocho salado de chorizo, tomates secos, aceitunas y queso en olla GM D

Tenía sesenta años y la mayoría de los días no podía con su vida

Intentaba quitarse los recuerdos de la cabeza pero no podía

El alcohol era con lo único que conseguía atenuarlos. No volver a su infancia

¿Su infancia? Aquello no podía haber sido su infancia. Ella no había tenido nada parecido a una infancia

No conocía a su padre. Cualquiera de los hombres que frecuentaban a su madre podría haber sido su padre

No recordaba ni un solo beso o abrazo de su madre y cuando se acercaba solo olía a alcohol y sudor

Lo único que había sentido por su madre era miedo, más tarde repulsa y después solo odio

Bebe otro trago largo para diluir esos pensamientos, ya están otra vez en su cabeza

La primera vez que ocurrió tendría unos diez años, tal vez once

Su madre le dijo que se fuera acostumbrando, que ella no podía mantenerlas a las dos. necesitaban comer, vestirse y calentarse durante el invierno en aquel pueblucho de mierda. Eso le dijo

Diez años. Ella no entendía. No quería entender. Solo quería que alguien la protegiera. Pero su madre le decía que aquello era lo normal

Su madre la prostituyó igual que se prostituía ella. En eso era en lo que no quería pensar

Más alcohol. Alcohol para sonreír. Alcohol para olvidar. Alcohol para seguir adelante. Alcohol para no gritar

Siguió haciendo lo único que le habían enseñado a hacer

Pensó que la gran ciudad la libraría de ciertas cosas. Pero su madre ya le advirtió: "lo llevas en la sangre"

Limpiar casas y escaleras no la salvó. Casarse y tener hijos tampoco

Su madre no se equivocaba, pero ella le añadió el alcohol para compensar

Para creer que lo hacía por gusto y no por necesidad. Para creer que no le importaba, que era normal

Cuando su marido se largó fue lo mejor, una boca inútil menos que alimentar y una mano demasiado larga

Limpiar, prostituirse y beber para compensar

Ahora tiene sesenta años

Ahora solo puede beber aunque sabe que eso la matará. A punto a estado varias veces de conseguirlo. De huir de sus pensamientos

Ya no siente ni vergüenza de que todo el mundo conozca su vida

¡Si ella hablara de algunos de sus buenos vecinos! Y se ríe

¿Cómo se creen las buenas vecinas que ha mantenido tres hijos limpiando escaleras y sin ayuda?

¡Hipócritas!

Y vuelve a coger la botella con manos temblorosas

Su madre está otra vez en sus pensamientos

Pena y odio. Eso es lo que trata de dejar atrás



INGREDIENTES
200 g de harina
1 cucharadita de levadura
3 huevos
80 ml de aceite de oliva
150 ml de leche
1 chorizo (cantidad al gusto)
6 piezas de tomates secos(los míos en aceite del Lidl)
100 g de queso manchego
100 de aceitunas sin hueso
Romero
Sal
Pimienta

ELABORACIÓN
Si los tomates son secos, hidratar durante 20 en agua
Escurrir y secar

Cortar los tomates en trocitos
Cortar las aceitunas en dos
Cortar los quesos en cuadraditos

Quitar la piel al chorizo y cortar en trocitos

Tamizar la harina y la levadura

En un bol, batir los huevos
Añadir la leche y el aceite
Volver a batir
Añadir la harina y la levadura
Batir hasta conseguir una masa sin grumos
Salpimentar
Mezclar
Añadir romero
Añadir el chorizo, las aceitunas, el queso y los tomates
Mezclar

Verter la masa en el molde elegido

Colocar el molde en la cubeta

Menú Horno 40 con válvula + tapa abierta (clicar en este enlace para ver el vídeo Menú Horno y el pitorro misterioso)

Tapa Horno durante unos minutos para dorar al gusto
Receta adaptada de Saboreando en colores

Consejos de La Farsa
*Si sale error E3, falta de líquido, no os preocupéis. Cancelar durante 2-3 minutos y volver a programar


Además de muy sabroso, súper esponjoso


He utilizado un molde redondo de aluminio y dentro de este he colocado un molde de papel para hacer bizcochos que compré en Edimburgo. Son perfectos ya que no necesitan nada para desmoldar. Me consta que los podéis encontrar en Amazon

Fuente: este post proviene de lafarsaysus finas hierbas.blogspot.com, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

recetas de primeros salados aperitivos ...

Llega el verano y con él las noches de tapeo en la terraza con unas cervezas fresquitas, o días de campo o playa… Queremos relax… y nada de complicaciones en la cocina… ¿A que sí? Por eso hoy te propongo un bizcocho salado tremendamente rico (o es un pan?), cargado de sabores mediterráneos, ideal como aperitivo, o como una excelente opción para llevar de picoteo a cualquier reuni ...

lenguado olla GM pescados

El sonido de su infancia había sido el tintinear de los bolillos al caer la tarde Las primeras palabras oídas a las mujeres de su familia picao y deshilao Desde bien niña ya sabía distinguir al tacto de sus pequeños dedos entre un tergal, una loneta y entre lino y algodón Hilos moulinés, perlé fino Se había dormido cientos de noches con el sonido de la cháchara de su abuela, su madre y sus tías, s ...

bizcocho olla GM postres

Adora a sus tres nietos Lleva muchos años intentando ocultarles la realidad más fea La peor que unos niños pueden vivir. La de su madre enferma Le diagnosticaron esquizofrenia ya entrada en la adolescencia. Los años previos fueron años de no saber, de no tener explicación para aquellos cambios bruscos de humor, su agresividad por lo más nimio, un sinvivir Cuando la desesperación estaba a punto de ...

olla GM verduras

Había palabras que solo conocía de oídas Hogar, por ejemplo. Sabía lo que significaba, por supuesto, pero en su realidad, eso nunca había existido Nunca se había sentido querida por su familia. Bueno, su familia. Un padre violento que, por suerte, desapareció pronto de su vida y una madre preocupada solo en ella misma De niña, le estorbaba para divertirse y hacer su vida y, más tarde, una adolesce ...

butifarras guisos olla GM

Se tienen el uno al otro. No pueden pedir nada más después de sesenta años juntos Quisieran no tener que depender de nadie pero, a esas edades, resulta muy difícil Una chica, unas horas al día, que les hace lo más gordo de la casa A ella le gustaría que fuera su hija la que se ocupara de ellos y no una extraña La confianza no es la misma, aunque la muchacha los ha ganado a base de cariño y pacienc ...

cebolla masas olla GM ...

Su madre. La echaba tanto de menos La enfermedad la había ido debilitando. Y aunque ella se propuso cuidarla hasta el último momento, no pudo ser Sus últimos tres días los pasó e el hospital. Ese hospital que tanto odiaba y al que le hizo prometer que no la llevaría a menos que fuera necesario Habían sido meses agotadores. Veinticuatro horas dedicadas a ella. Le debía la vida, así que aquel era un ...

arroces arroz olla GM ...

No sabía porqué le había dado su número de teléfono Ella trabajaba en una cafetería, conocía a mucha gente que entraban y salían a por su dosis diaria de café o para darse un respiro después del trabajo Ella le daba conversación a todo el mundo, era intrínseco a su carácter y le iba estupendamente en su día a día Y la cosa empezó como empiezan estas cosas, sin uno darse cuenta Ella necesitaba tira ...

albóndigas espaguetis olla GM ...

Cinco años ya. Habían pasado sin darse cuenta El primero había sido el más duro. Ni ella misma podía creer lo que había sido capaz de hacer Como le decía al psiquiatra, no se arrepentía, nadie se puede arrepentir de lo que ha está hecho. Que no estuviera arrepentida no significaba que aquello había estado mal y aún no sabía cómo había podido hacerle todas aquellas cosas a aquel escritor La bibliot ...

almendra ciruela olla GM ...

Necesitaba alejarse de todo lo que la rodeaba Su doctora le dijo "a veces el cuerpo dice basta y tienes que parar. No puedes seguir así" Se le caía el pelo, no conseguía dormir, siempre enfadada, lloraba sin motivo aparente, una angustia que la ahogaba, una tristeza infinita y un largo etcétera de sensaciones y emociones que ya no podía controlar Diagnóstico: Depresión. Ansiedad. Tristez ...

berenjena olla GM verduras

Siempre intentaba sorprender a sus amigos con platos que sabían que les gustarían Así que cuando se reunían y le pedían que llevara algo ella se sentía feliz y no dudaba en hacerlo Estaba atenta a cada conversación que se producía a su alrededor, por muy insignificantes que fueran, ella siempre conseguía información importante: a Silvia no le gustaba el queso, Sonia se moría por un dulce, Marisol ...