Jaleo en la Cocina Idea guardada 1 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Hoy... ¡Tartar individual de salmón y aguacate!

Seguimos rellenando nuestro menú y hoy os traigo un aperitivo con más ingredientes pero igual de sencillo: tartar individuales de salmón y aguacate. Un aperitivo con un toque oriental y cargado de texturas que se mezclan en la boca y lo hacen un aperitivo fantástico. No os echéis atrás por el pescado crudo, realmente merece la pena.



El tartar es un plato tradicional en el continente asiático. Se puede hacer con carne o pescado. Yo os propongo aquí una opción con salmón. El atún está delicioso, pero no me acaba de convencer su textura cuando está crudo. No os echéis atrás por el hecho de que el pescado esté crudo y todos los problemas que pueden, repito, pueden, derivar de este hecho. Si seguimos unos sencillos pasos no habrá problema.



A muchos les entra el miedo al oír pescado crudo. Al no estar cocinado puede tener muchos parásitos. No os voy a engañar, es cierto. Sin embargo, eso no debe ser razón para frenarnos a la hora de preparar un tartar. Lo que debemos hacer es congelar el pescado durante al menos 24 h. Meteremos el salmón, en este caso, en el congelador y cuando alcance el punto de congelación contamos 24 horas. De esta manera nos olvidamos de cualquier parásito, incluido el Anisakis, que tantas comeduras de cabeza ha traído durante los últimos años.

Recomiendo además limpiar bien el pescado, sobre todo la parte en contacto con los órganos del pez, ya que es en esas zonas donde se reproducen los parásitos (repito, si lo congelamos no va a pasar nada).



El tartar es un plato delicado, que ofrece una gran cantidad de texturas al mezclar el salmón crudo con una base, en este caso hecha con aguacate y pepinillo (suavidad y toque crujiente unidos) y la tostada que los sujeta. Además de diferentes texturas, ofrece una gran variedad de sabores en el momento en el que te lo metes en la boca. Si a todo esto le añades la vinagreta de mostaza a la miel y el toque crujiente del sésamo conseguimos un aperitivo redondo.



Con este aperitivo decidí presentarme al concurso que la marca Maillé organizó junto a Canal Cocina. No gané. No llegué a tener oportunidades. El día que al fin me decidí a presentar con este tartar, yo pensando que iba a llevar un toque novedoso, anunciaron el ganador de la semana pasada: un tratar de pez espada. ¡Alaaaaaaaa! Todas las posibilidades echadas por tierra. Pero eso no me ha frenado para compartirlo con vosotros.

Ya hemos llegado al ecuador de la I Semana Temática de Aperitivos. Solo queda un aperitivo salado... ¿Qué será? La pista que os traigo es... Caperucita. En realidad no es que tenga mucho que ver, pero bueno, no quiero desvelar mucho más. Seguimos llenando el menú de aperitivos navideños:

.

~ Menú Aperitivos Navideños ~

..............................................................................

   ~ Lunes:
      Minitartaletas de verduritas crujientes con vinagreta de naranja

   ~ Martes:
      Crema ligera de calabaza con picatostes y queso parmesano

   ~ Miércoles:

      Rollitos de primavera con salsa agridulce

   ~ Jueves:

      Tartar individuales de salmón y aguacate

   ~ Viernes:

      ¿¿¿???

   ~ Sábado:

      ¿¿¿???

   ~ Domingo:

      ¿¿¿???

..............................................................................



Tartar individuales de salmón y aguacate



Dificultad: Fácil

Raciones: 8

Etiqueta: Aperitivo





          Para la base:
          200 gr de salmón

          Un aguacate
          50 gr de pepinillos
          Un limón
          Dos cucharadas de sésamo tostado
          Dos cucharadas de salsa de soja
          Dos cucharadas de mostaza y miel (Maillé)
          Dos cucharadas de aceite de sésamo
          Dos cucharadas de aceite de oliva
          Una pizca de pimienta negra
          Una pizca de sal

          Para la vinagreta:
          Tres cucharadas de aceite de oliva
          Tres cucharadas de vinagre balsámico
          Tres cucharadas de mostaza y miel (Maillé)
          Una pizca de sal
          Tres ramitas de cebollino
          Cuatro tostada
          Sésamo tostado



- Empezamos preparando el salmón del tartar. Cortamos el salmón en cubos pequeños. No deben ser diminutos, queremos que se noten en la boca, no hacer "carne" picada.

- Añadimos el aceite, el aceite de sésamo, la salsa de soja, el sésamo tostado, la mostaza a la miel, la sal y la pimienta al salmón y lo mezclamos todo bien. Dejamos que el pescado vaya cogiendo el sabor de todos los ingredientes. Metemos en la nevera al menos 15 minutos.

- Comenzaremos a preparar la base de nuestro tartar. Cortamos el aguacate y los pepinillos en tacos pequeños también. Añadimos el zumo de medio limón. Reservamos.

- Para la vinagreta, ponemos en un biberón el aceite, la mostaza a la miel, el vinagre balsámico y la sal. Cerramos bien y agitamos para que emulsione. Reservamos.

- Toca montar el plato. Cogemos una tostada y colocamos sobre ella un molde metálico circular. Rellenamos la base con la mezcla de aguacate y pepinillo. No debe ser muy alta. Presionamos bien con una cuchara para que al desmoldar más tarde mantenga la posición.

- Seguimos rellenando el molde pero esta vez con salmón. Las dos capas deben ser de la misma altura, más o menos. Presionamos con la cuchara de nuevo.

- Coronamos nuestros minitartar con cebollino picado fino, un poco de sésamo tostado y un chorrito de vinagreta de mostaza a la miel.

- Servimos en frío y disfrutamos de la mezcla de sabores y texturas que nos ofrece este maravilloso entrante.



¡A disfrutar!



- Podemos preparar todo de antemano y dejar para el último momento el montar el tartar, pero tened cuidado con el aguacate: se pone negro a no ser que lo mantengamos en zumo de limón.

- Podemos preparar la misma receta con atún, ¡está delicioso! La textura es diferente, pero seguro que os encanta.