comunidades

Huevos rellenos de salmón y puerro con bechamel



Creo que no existe nadie a quien no le gusten los huevos. Quizás no les gusten cocidos, o poché, pero hay mil maneras de prepararlos y todas ellas a mi me parecen deliciosas.

Los huevos rellenos son un plato de domingo, de preparación tranquila y degustación sin prisas. Recuerdan de inmediato a la niñez, en que nuestras madres o abuelas los preparaban rellenos de diversas farsas y en frío o caliente, dependiendo de la estación.

Precisamente, la abuela Amparo se los preparó a sus nietos, tras ver un programa en la televisión de los Hermanos Torres. Les gustaron tanto a mis chicos que no me quedó más remedio que recrearlos de nuevo para así probarlos.

El resultado salta a la vista: una delicia de suavidad y finura. La combinación del puerro y el salmón es exquisita y la bechamel de cebollino (los Torres ponían además eneldo, pero no había ese día eneldo en mi supermercado) le da un punto fresco exquisito.



Para 6-8 personas:

12 huevos

1 puerro grande

1 cebolleta

500 g de salmón fresco, sin piel ni espinas cortado en tacos

100 mL de nata (crema de leche) líquida

aceite de oliva virgen extra

50 g de mantequilla

50 mL de aceite de oliva

4 cucharadas de harina de trigo

1 L de leche

cebollino fresco

queso para gratinar


Se cuecen los huevos en abundante agua salada 11 minutos. Se pasan por agua fría y se dejan enfriar para pelarlos luego mejor.

Se pone un poco de aceite en una sartén y se deja que se haga despacio el puerro lavado y picado muy fino, junto a la cebolleta.



Una vez que esté transparente la verdura, se añade el salmón picado muy fino en dados. Se salpimenta.



Se deja que se haga unos instantes. Se añade, por último, la nata (crema de leche) líquida y se le da unas vueltas, junto con 10 yemas de los huevos cocidos (se cortan a la mitad y se retiran las yemas).



Se mezcla bien todo y se machacan a la vez las yemas con la farsa de salmón y verduras, con un tenedor, para que quede el relleno más fino.

Se ponen los medios huevos en una fuente apta para horno y se van rellenando con la mezcla:





Es mejor que queden un poco desbordados de relleno, así están más jugosos.

Se prepara la bechamel poniendo en una sartén o cazuela la mantequilla y el aceite de oliva. Se deja que se derrita la mantequilla. Se añade la harina y se remueve bien con una cuchara de palo, hasta que esté bien mezclada y quede una masa (roux) bien tostada (para que no sepa a harina cruda).

Se va añadiendo, poco a poco, la leche caliente y removiendo a la vez, integrándola en la masa. Se sala y se deja en el punto adecuado (más bien líquida).

Se añade el cebollino picado muy fino y se remueve bien. Se "napan" o cubren los huevos con la bechamel y se rallan las yemas reservadas encima de ellos.





Se agrega el queso rallado, espolvoreando por encima, y se introduce a horno calentado a 180ºC:



Se deja en el horno hasta que se gratine el queso y se comen de inmediato:



Fuente: este post proviene de Martuka, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Hoy una idea de esas que nos encantan. Un plato rápido, sano y nutritivo con toda la frescura veraniega. No te prives! Sólo hacen falta tres ingredientes y la ensalada mejora muchísimo si elegimos mu ...

Aunque había probado esta deliciosa guarnición en diversos restaurantes (acompañando hamburguesas fundamentalmente), nunca había preparado este tubérculo como acompañante. Realmente, la batata y el bo ...

Mira que son ricas las cremas de hortalizas! A mi me encanta cenar una crema o sopita, ya sea fría en verano o calentita en invierno. La de calabacín siempre es una baza segura. En este caso no he uti ...

Recomendamos