comunidades

Sardinas en moraga y lo que el tiempo se llevó.



Tempus fugit, o -dicho en román paladino-, el tiempo vuela. Caigo en la cuenta cada vez que oigo hablar de alguien que ya ha muerto:
- Pobrecito, se murió hace poco.
- ¿Cómo que hace poco? Murió hace ya tres años, mujer-, me advierten siempre, cambiando el lapso de tiempo según sea el caso.
A finales de agosto, Mari Carmen vino a pasar unos días a casa, y me contó que Miguelito el hijo de su sobrina Berenice, había descubierto las tarjetas postales y durante las vacaciones de este año, envió unas cuantas a otras tantas personas de la familia y amigos. Nadie le contestó y el pobre chiquillo se pasaba el día bajando al buzón de correos a ver si había respuesta. Así que decidimos escribirle una postal cada una. Compramos las postales, los sellos, y nos aplicamos a escribirle en la mesa de la cocina frente a dos tazas de café.

Lavar y limpiar las sardinas qutándoles la raspa

Remojar la cazuela de barro para que no se agriete
Al terminar, cuando me dispuse a ponerle el sello, Mari Carmen me miraba atentamente, y yo le dí un lametón para pegarlo.

- Ya no hay que chuparlo-, sentenció en plan oráculo de Delfos.
- ¡Ay, qué moderna eres Mari Carmen!-, dije yo riéndome-. De modo que estabas esperando el momento lametazo, ¿eh? Digo yo, que debes ser la única persona de este país, aparte de los bancos, que envía cartas. Hace tanto que no mando nada por correo ordinario, que hasta los sellos se han modernizado-.
La postal, una preciosa panorámica de la ciudad desde el monte Gibralfaro, fue con mi ADN y todo. Completita. He descubierto que tenemos un buzón de Correos a treinta metros de casa. El niño no ha contestado.

Cortar las verduras y aliñarlas con sal y aceite

Poner un fondo de aceite en la cazuela

Cuando mis hermanas y yo teníamos los niños pequeños, no había tiempo para nada que no fuera noches en blanco, cambio de pañales, guarderías, visitas al pediatra, eclosiones de dientes, pataletas, calendarios de vacunas; enseñanzas múltiples como uso del orinal, manejo adecuado de los cubiertos, hábitos de limpieza y buenas maneras; disfraces de Navidad, Carnaval, el Día de Esto y de lo Otro; fiestas de cumpleaños propios y de amiguitos del cole; venga a hacer tartas de galletas y chocolate, a lavar cabezas de niños y cambiar de vestiditos y peinados; excursiones escolares a todos-los-sitios; la Granja Escuela con la sempiterna vaca Margarita, las reuniones de los colegios, actividades extra-escolares..., y más que me callo, que me estoy empezando a agobiar.

Disponer una capa de verduras

Encima, una de sardinas

Como ese plan era poco menos que insostenible, nos liamos la manta a la cabeza y decidimos ir al cine. A un Multicines, para ser más exactos, muy moderno para aquellos tiempos. Compramos las entradas, las palomitas y el agua, nos dimos una vuelta por el recinto buscando nuestra sala, y por fin entramos. Ya estaban los anuncios, la sala a oscuras.
- Pues ya ha empezado, no se ve nada.
- Un momento, que son anuncios-, dijo una de nosotras, en un arranque de mujer de mundo.
- ¿Y ahora qué hacemos?
- ¿Dónde estará el acomodador?-, nos preguntábamos.
- ¿Y si hay que salir a buscarlo fuera?
- ¿Eso cómo va a ser? Tiene que estar por algún lado, a ver si hay otra puerta.
- Ay, por dios, callaros, callaros, que estamos armando mucho jaleo-, y a todo ésto, un frío...
- A ver si vamos a tener que estar aquí de plantón hasta que acaben los anuncios y empiece la peli.
- Eso. Para que no enciendan las luces y sigamos a pie firme todo el rato.
- Pero, ¿dónde se habrá metido ese hombre, el acomodador?
- Ya no hay-, anunció una voz que parecía salida del averno-, y callarse ya, que con tanta bulla, aquí no hay quien se entere, ¡silencio!

Otra de verduras

Una segunda de sardinas


Regar con un vaso de vino blanco y aceite de oliva

Pili agarró a Paloma de una mano, salió caminando pasillo adelante y yo detrás, susurrando.
- Esperadme, por favor, que al final ya verás tú que acabo sentándome encima de alguien.
Nos sentamos como Dios nos dio a entender, y cuando encendieron las luces, sólo estaba el señor del silencio y dos o tres más desperdigados por toda la sala, vaya chasco.
- Esto pasa por venir a la sesión de las cinco-, comenté yo-. Y la próxima vez, me traigo una linterna, que lo sepáis.
Así lo hice, pero no tuve ocasión de usarla, llegamos cuando aún no habían apagado las luces. Como mis bolsos son una especie de pozo de los deseos, que todo lo que entra allí se queda, estuve una considerable temporada acarreando la linterna, enorme por cierto. Menos mal que lo de guardarme los paquetitos de mantequilla que ponían en los restaurantes para el pan fue en una época posterior. A mis hijas les daba una vergüenza horrorosa y a mí se me olvidaba que los llevaba. Más de una vez sacaba las llaves, o lo que fuera, con una pringue tremenda. Un dineral en kleenex, que me costó aquella costumbre.
Ya no ponen mantequilla en los restaurantes. Hubo un tiempo que aparecían con aceite para mojar que, aunque solía ser con denominación de origen y todo, y lo servían en carrachitos de diseño, pues no era lo mismo. A ver cómo me apropio yo de semejante artefacto. Me quedé sin diversión y mis hijas recuperaron el sosiego.

Tapar y cocer a fuego medio

En diez o quince min., estará listo


Exprimir medio limón al momento de servir.
(Optativo)
Sardinas en moraga
Ingredientes.
1 kg de sardinas limpias, evisceradas y abiertas sin la espina central.
2 tomates rojos.
2 ó 3 pimientos verdes de freír.
1 cebolla grande, o cebolletas.
1 vaso de agua (250 cc), de buen vino blanco seco.
1 chorreón de aceite de oliva.
Sal.
Elaboración.
Lavar, limpiar y cortar las verduras en trocitos pequeños. Yo le quito las semillas a los tomates, una manía que tengo.
Colocarlas en un cuenco grande y aliñarlas con aceite y sal. Remover bien.
Si hace tiempo que no se usa la cazuela de barro, es conveniente remojarla bien en agua fría para que no se agriete con el calor del fuego.
Colocar una capa de verduras en el fondo de la cazuela. Sobre ésta, una de sardinas. Continuar hasta acabar con las verduras y las sardinas.
Añadir el vino y el aceite.
Llevar a fuego medio durante 10 minutos aproximadamente, tapada y moviendo la cazuela de vez en cuando.
Antes de servir, me gusta exprimir medio limón. Me gusta el puntito ácido que da.


Fuente: este post proviene de Blog de Guisadora Dunca, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Melva encebollada

Este verano pasado ha sido especialmente largo. Llovió un par de días en agosto, septiembre no fue típico en cuanto al estado del mar y la temperatura, usualmente muy cálida pero el agua estaba movida ...

Judías verdes en ensalada

Pues ha sido Feria en Málaga. No sé cómo, la cosa se ha ido complicando año tras año. Que yo recuerde, antes de 1987 no había pregón ni pregoneros. Tampoco había romería al Santuario de la Victoria co ...

Recomendamos

Relacionado

Pescados y Mariscos aceite de oliva ajo ...

Sardinas al horno, sin humos ni olores

Hola, amigos. Hoy os traigo una receta más que fácil y rápida, con la que evitaréis olores a pescado en la casa y sin humos: sardinas al horno. RECETA DE SARDINAS AL HORNO SIN HUMOS NI OLORES Estas sardinas sin humos ni olores son fantásticas, una manera de disfrutar del pescado azul y de los beneficios que aporta a nuestro organismo. En el caso concreto de las sardinas, estas son ricas en omega-3 ...

APERITIVOS Y TAPAS

PATÉ DE SARDINAS EN SALMUERA

El paté es una receta sencilla con el que podrás crear uno de los mejores entrantes que puede existir. Hoy lo hemos hecho con sardinas en salmuera anchoadas, pero podemos hacerlo igualmente con anchoas. Estos pescados tienen muchas propiedades beneficiosas para el organismo, aportan magnesio, yodo, vitaminas A y D, además este pescado azul es una fuente natural de Omega 3, ácido graso que ayuda a ...

cocina mediterránea comida maridaje ...

Sardinas al horno con un toque cítrico

Siempre que vuelvo de Málaga, donde los espetos son los reyes del verano, gastronómicamente hablando claro está, no puedo resistir la tentación de hacer una receta de sardinas en casa. La sardina es un pez que me encanta desde niña. En Córdoba siempre se hacen a la parrilla antes del perol cordobés (arroz). Este pescado azul es uno de los alimentos más beneficios que nos ofrece el mar. Es ...

Pescados y mariscos

Sardinas asadas en sólo 7 minutos

Mi madre desde siempre ha comentado que los meses con "R" no son buenos para comprar sardinas, y aunque no estoy segura de donde viene ésta costumbre, procuro no comprar en esos meses éste preciado pescado, porque no se porqué será, pero las madres suelen tener razón, aunque no sepamos porqué. Las sardinas es un pescado azul que al ser ricas en OMEGA 3, ayudan a bajar los niveles de cole ...

aceite de oliva cebolleta harina ...

Sardinas en salsa de setas

La receta de la salsa me la ha dado Raquel. Es muy sencilla de hacer y esta muy rica. Combinar el pescado con la salsa, ha sido cosa mía. He puesto sardinas, pero ya sabéis que podeis poner el pescado que mas os guste, boquerones, lirios, merluza... La salsa si os sobra la podeis poner en un tupper y se conserva bien unos días en la nevera. Ingredientes: (Para cuatro personas). * 18 ...

Pescados y mariscos Verduras hortalizas y legumbres

Guiso de patatas con sardinas

Una receta sana, con pescado azul y verduras. Ingredientes:         (Para cuatro personas). 4 patatas medianas. 8 sardinas medianas. 170 gr, un tarro pequeño escurrido, de pimiento rojo en tiras. 1 pimiento verde grande. 1 cebolla grande. 1 tomate mediano maduro. 1 cucharadita de postre de pimentón dulce. Aceite de oliva, sal, pimienta, perejil, agua. Preparación: Pelamos, lavamos y cascamos las p ...

Conservas Escabeche Pescados-Mariscos ...

Sardinas en escabeche

Las sardinas en escabeche, un clásico con toques personales que apaña un montón: barato (cada vez menos) y saludable (por lo del pescado azul). Una técnica, nacida hace siglos con el objetivo de conservar los alimentos, que es una pequeña clase de ciencia aplicada a la cocina: la inmersión en medio ácido (vinagre) impide la degradación del alimento y el pimentón ejerce una acción fungicida. Y adem ...

Pescados y Maríscos Vídeo recetas Aceite de oliva virgen extra ...

Sardinas en escabeche, receta en vídeo

Hace ya algún tiempo, en mi curso de cocinero profesional ESAH me explicaban como realizar un escabeche básico y pude aprender que lo suyo es usar los tres líquidos en la misma proporción. Así usaremos la misma media de aceite, de vinagre y de líquido (ya sea agua o caldo de ave o pescado) según necesidad. Mi primera incursión en el escabechado comme il faut ha sido con esta receta de sardinas en ...

general pescados y mariscos

Adobo para pescado - Sardinas en adobo

Con la llegada del verano, llega el tiempo de la playa, del aperitivo y las comidas en el chiringuito, en ellos no pueden faltar los platos estrella del verano, como son el "pescaito frito" y los espetos de sardinas, dentro de las variedades de pescaíto frito está el cazón o bienmesabe y las sardinas en adobo. Hoy, os voy a contar como se hace el adobo para hacer cazón o bien sardinas, ...

Pescado Recetas

Sardinas en escabeche

El pescado azul tan saludable y recomendado por los nutricionistas por sus propiedades, esta receta es una buena forma de cocinarlas y que no huela mucho. A mí me encantan a la brasa y más si es espeto en la playa pero como no siempre es posible … Ingredientes Un vaso de vinagre Un vaso de aceite de oliva virgen Un vaso de agua Sal Una o dos hojas de laurel Cebolla cortada en cuartos Cabeza ...