The hitchcook Idea guardada 30 veces
La valoración media de 1 personas es: Muy buena

Ragú de pavo (Crimen perfecto)

Prepara una buena barra de pan para tener a mano y disfrutar de este espectáculo culinario. Hoy os traigo un descomunal ragú de pavo, perfectamente acompañado de verduras y patatas, que hará las delicias en tiempos de celebraciones o de grandes comilonas.

Esta receta lleva su tiempo, porque todo lo bueno debe llevarlo. El proceso es un acto de paciencia, de mimo, de dejarte llevar, de respirar los aromas y corregirlos a tu antojo. Al final obtendrás una carne tierna como la mantequilla, que se deshará en el paladar, que estará llena de sabor, de matices y de fragancias que te recordarán a tiempos pasados, corrijo, a los buenos tiempos pasados.



Esta receta conviene prepararla en una buena olla (la mía de hierro fundido), ya que puedes cocinarla o bien al fuego o en el horno tapada. Hay que tratar a los ingredientes con cuidado, dejando que cobren el protagonismo que merecen y regodearte en las hierbas aromáticas. Tiene que saber a hogar.

Además la carne de pavo es especialmente sana y baja en grasas, una perfecta estrella para encabezar este cartel. Y si todo esto no te parece suficiente, le he pedido a mi admirado Alfred Hitchcock que me preste su maravillosa pieza "Crimen perfecto" para la comparación gastro-cinéfila. Tras la receta podrás disfrutar de ella, descubrir secretos, volver a enamorarte del cine y leerlo con voracidad. Espero que lo disfrutéis. ¡Mandiles arriba!


Ingredientes (4 personas)

600-700 grs de carne de pavo troceada

2 zanahorias

1 cebolla grande

2 dientes de ajo

1 berenjena

100 grs de guisantes congelados

Tomillo fresco

1 vaso de vino tinto

500 ml de caldo de pollo Aneto

8-10 patatas de guarnición

1 hoja de laurel

Sal, pimienta negra y aceite de oliva
Tiempo

2 horas
Película comparada

"Crimen perfecto" (Alfred Hitchcock, 1954)

  En una olla de hierro fundido (apta para cocinar en el horno) echamos 2 o 3 cucharadas de aceite de oliva. Sofreímos la cebolla picada en brunoise (trocitos) y los dientes de ajo muy picados. Dejamos cocinar, removiendo frecuentemente, unos 10 minutos a fuego moderado.



Añadimos el pavo troceado y salpimentado. Lo cocinamos bien hasta que se selle por todas sus caras y con la olla tapada. NOTA: Iremos removiendo de vez en cuando, con cuidado, sin prisa.

Agregamos la berenjena picada, los guisantes y la zanahoria. Cocinamos 2 minutos.



Añadimos el caldo de pollo (mejor si está caliente) y el vino tinto. Probamos y corregimos de sal y pimienta si hiciera falta. Incorporamos las patatitas y removemos.



Por último añadimos las hierbas: laurel, orégano, tomillo... Removemos con cuidado para integrar los sabores y metemos en el horno precalentado a 160-170º durante 1 hora y media.

NOTA: Cada cierto tiempo conviene sacar la olla y remover. También se puede preparar en el fuego o vitro a potencia suave. Que hierva lentamente, que se vayan aglutinando los aromas sin prisa...

Podemos presentar la olla directamente en la mesa y servir caliente. Veréis que el pavo queda muy jugoso y tierno, que las verduras se deshacen en la boca y que la salsa será pasto de la barra de pan que tengáis a mano. ¿Ha entrado hambre, eh? ¡Pues que aproveche, hitchcookian@s!

Película ideal para degustar este plato

DIAL M FOR MURDER

("Crimen perfecto" de Alfred Hitchcock - 1954)



Tenía ganas de volver a mis orígenes cine-culinarios y rendirle otro sentido homenaje al Maestro de Maestros. Y lo hago con una comparación aparentemente imposible (creo que casi todas lo son) pero que trataré de dotar de sentido. Cuando he presenciado el argumento de la receta y he visto que todos los ingredientes se arremolinan en un único decorado, mi alocada mente enseguida ha fantaseado con una de las más complejas, maravillosas y sobresalientes cintas del Genio: "Crimen perfecto"

Pero primero pongámonos en antecedentes. En 1954 (una fecha prolífica ya que estrenó también "La ventana indiscreta"), Hitch ya había asaltado Hollywood. Su nombre era reconocido, su talento incomparable, su cine mundialmente admirado. En la primera mitad de la década ya había regalado al gran público obras del calibre de "Yo confieso" o "Extraños en un tren", pero sería en el 54 cuando sus trabajos en color empezarían a cobrar protagonismo (su primera incursión fue en "La soga" del 48). "Crimen perfecto" sería su primer y único experimento en 3D. Un director incansable y abierto a nuevas técnicas para fascinar al espectador y jugar con su concepción del medio cinematográfico. Su trabajo de luces, su planificación con los elementos de la escena, sus hábiles movimientos de cámara en un espacio limitado y su mordaz humor negro, encumbrarían una trama aparentemente sencilla pero de un complejo calado de investigación.

"Crimen perfecto" es una pequeña casa (o ratonera) donde se mueven a ritmo pausado personajes de distinto índole: maridos crueles (Ray Milland), elegante maquinador , esposas bellas e infieles (Grace Kelly, primera de las tres colaboraciones que realizó con su musa rubia), amantes encubiertos (estupendo Robert Cummings), investigadores sagaces (el británico John Williams) y asesinos involuntarios (Anthony Dawson). Pero sobre todo es un lugar donde confluyen elementos, y son esos elementos inanimados los que mueven la historia y condicionan el destino de los seres humanos: las llaves, las tijeras, el sobre, el teléfono, la caja de costura, la gabardina, el felpudo, las medias, las cortinas... No hay nada gratuito. Cada detalle es revelador, es narrativo, es suspense, es Hitchcock.

La trama (sencilla pero muy amena) gira en torno a la figura de un ex tenista profesional que ve cómo su vida conyugal se va al garete. Temeroso de perder la herencia de su mujer, conjuga un plan maquiavélico para deshacerse de la rubia de turno sin mancharse las manos. Para ello chantajea a un antiguo compañero y le obliga a cometer el crimen, pero sus planes se truncan cuando la bella mujer se defiende y acaba por librarse de su atacante con unas tijeras bien clavadas en el omoplato. Esa es la tela de araña que teje el maestro para desatar las pasiones ocultas y las pistas que deberá seguir la policía para desentrañar su "crimen perfecto". El juego comienza. La tensión, las dudas, los temores y las verdades más oscuras empiezan a salir a la luz bajo la batuta milimétrica de Hitchcock, creando una atmósfera agobiante y dotando de vida a los objetos. Algo a la altura de muy pocos contadores de historias.

Nuestra receta se encierra en el asfixiante entorno de una olla de hierro fundido, que nos hace las veces de apartamento londinense. Ese espacio es donde se cocina la trama y donde los ingredientes-personajes irán metamorfoseándose, transformando su pureza inicial en virulencia, en desconcierto, en pánico. Pocos elementos para conjugar una pieza maestra: unas verduras, el pavo, la patata, líquidos y hierbas. Comienza el crimen...

El pavo representa claramente (o al menos en mi alocada mollera) a Tony Wendice, es decir, al sumo hacedor del plan, al urdidor de la tragedia, a la mente refinada y malévola. Un personaje que a primera vista se nos muestra cortés, detallista, puro y desprovisto de maldad. A raíz que se va caldeando la olla (o la estrategia criminal) vamos descubriendo sus verdaderas intenciones y su personalidad oscura. Se va sellando en el aceite su corteza, se endurece su rostro, cambia totalmente de tonalidad su británica e impoluta presencia inicial.

Los personajes empiezan a sucederse y a arremolinarse en torno a ese apartamento, escenario del intento de crimen. La olla es testigo de las relaciones sentimentales (ocultas de principio) como la de la bella mujer - rubia como la patata- con el afamado escritor de novelas policíacas. Ese idilio secreto o sofrito, se va mezclando y disfrutando de su amor a fuego lento. Y es entonces cuando surge el golpe maestro, cuando Hitchcock se recrea en el acto violento, en el asesinato a sangre fría (o a caldo caliente)

El vino tinto juega aquí las veces de elemento sanguinolento de la escena cine-culinaria. Suena el teléfono. Ella lo coge, dando la espalda a las cortinas. Y se desata el ataque, que culmina con un "trinchamiento" de espalda a golpe de tijeretazo. El rojo del vino cubre la base de la olla como la sangre de la víctima cubre la moqueta del salón. Las piezas del puzzle se desperdigan (zanahorias, berenjena, pavo, guisantes...) para dar paso a la investigación policial.

Ahora toca desentrañar este crimen, seguir las pistas, cocer a fuego lento todo el proceso, guiarse por el olfato, rectificar sobre la marcha (de sal o de acusaciones) y descubrir al verdadero villano. De ese modo, el líquido se consume como las excusas, y acaba por sacar a flote al marido criminal, que acaba ablandándose como la carne de pavo, y asumiendo sus terribles actos.

"Crimen perfecto" es un divertimento maravilloso para los amantes del buen cine y de las historias (tan hitchcokianas) de crímenes ejecutados por mentes superiores. Un juego de sombras que nos hará pensar, disfrutar, sufrir y ser un poco detectives en cada secuencia. Algo así como nuestro ragú, al que hemos ido siguiendo la pista durante un cocinado suave y al final, hemos terminado por resolver el caso. Ahora nos toca la recompensa...

Puedes seguir la cine-cocina en Facebook o Twitter  

Fuente: este post proviene de The hitchcook, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Tartar de salmón con caviar de caracol

Mi buen amigo Carmelo de Hitcooking me hizo llegar una muestra de Caviar de Caracol (Barcelona Pearls, por si queréis meteros en su web, cosa que recomiendo efusivamente) para que lo catase, lo juzgas ...

Recomendamos

Relacionado

Arroces Carnes Verduras ...

Ragú de pavo con arroz

Reconozco que la carne de pavo no entra entre mis favoritas, pero es una opción muy saludable a tener en cuenta, a veces la dificultad viene por la técnica de cocinado, así que si ese es también vuestro problema os recomiendo que probéis este ragú de pavo con arroz, un plato muy completo a base de carne de pavo, verduritas y arroz. A mis peques les encantó, porque la carne quedó muy jugosa y las v ...

al horno aves y caza especias ...

Pechuga de pavo con salsa de naranja y verduras al horno

PECHUGA DE PAVO CON SALSA DE NARANJA Y VERDURAS AL HORNO (Misery)

Plato sano, vistoso, aromático, jugoso y mucho más fácil de preparar de lo que pueda parecer. Esta pechuga de pavo tiene todos los elementos para ser un clásico de vuestra cocina. Sinceramente, hay veces en las que a uno le apetece salirse de la "era del pollo" y probar otras aves. La carne de pavo es especialmente nutritiva y digestiva, pero conviene alegrarla un poco para sacarle el ma ...

Cocina internacional Cocina ligera Cocina tradicional ...

Ragú belga de pavo

¡No vais a poder resistiros a esta receta, os lo aseguro! La carne de pavo bien cocinada es exquisita, además de ser muy baja en grasas y calorías. A pesar de la fama de seca que tiene, con esta elaboración resulta un plato muy cremoso y con una mezcla de sabores sorprendente. La receta está traducida y adaptada por mí de esta web: Belgian turkey ragout Ragú belga de pavo Ingredientes: 500 gr. ...

comida china

Ragú de pavo con leche de coco

Como en casa nos encanta la comida china, mis hijos me regalaron un libro con muchas recetas para preparar... comida asiática para cada dia, cocina en wok... Pues el plato de hoy , ragú de pavo con leche de coco, es una de esas recetas y os aseguro que está buenísimo, además de ser muy fácil de hacer... En menos de 20 minutos tienes preparada una comida o cena sana, sabrosa y muy ligera, porque n ...

Espárragos trigueros Fideos de arroz Pavo ...

Salteado de pavo y espárragos con fideos de arroz (Receta Thai)

Esta sensacional receta thai proviene de la cocina de Kwan Homsai, de la que soy fan incondicional. Su sencillez y su originalidad me hacen pasearme muy a menudo por sus propuestas asiáticas para ir conociendo y realizando sus platos, adecuándolos a mis gustos y mi materia prima. En esta ocasión "homenajeo" su salteado de pollo, sustituyéndolo por pavo. Es una receta de aprovechamiento p ...

recetas de segundos carnes

PAVO MELOSO

Como sabéis el pavo es una carne magra, rica en proteínas, con muy buen sabor, tierna y con pocas calorías. Hoy os dejo esta receta de pavo muy fácil de hacer y un poquito agridulce, como a mi me gusta. Ingredientes: - 1 Kg de carne magra de pavo - 2 cebollas - 1 vaso de vino blanco - 1/2 vasito de vinagre, unas 4 cucharadas soperas - 1 cucharada sopera colmada ...

recetas de segundos aves recetas ...

Guiso de pavo con verduras al wok

El uso más habitual que le damos al wok es para saltear rápidamente nuestros alimentos, pero además de cocer al vapor, calentar, freír, también podemos usarlo para estofar o guisar como lo haremos en nuestra siguiente receta. Está claro que el wok proviene de Asia, donde es usado para lo ya mencionado en cuanto a tipos de cocción, así no tanto es usado de estas maneras en occidente, así que por qu ...

carne fruta pavo ...

Pavo en achiote

Dicen en la academia de cocina "El Achiote" que la mirada del boticario es la más varonilmente hermosa de la comarca. En sus pupilas guarda restos de esa timidez vencida a medias que es la más peligrosa. Algo sonríe abiertamente en ellas y algo se esconde socarronamente. Su mirada adquiere condiciones de ducha cuando habla con mujeres: todas se sienten desnudas; los ojos del boticario le ...

segundos platos ocasiones especiales comida celebraciones ...

Redondo de pavo relleno

Antes de comenzar a comer, conseguirás dejar a tus impresionados con los tus dotes de cociner@..., no solo los vas a conquistar con presentación, también lo vas hacer con su aroma y sabor. Además, lo mejor de todo; es un plato muy económico y bajo en grasa. Así, de esta forma evitaras que todos sufran una indigestión o empacho. Al final de la receta te dejo mis recomendaciones para confeccionar un ...

The Hitchcook PESCADOS Y MARISCOS Cenas a cámara rápida ...

Falso sushi de brócoli y coliflor

Comer verduras es de lo más sano que hay. Si encima las suministramos en estado crudo, aún más. Así nos lo cuenta la Doctora Odile Fernández en su gran libro "Mis recetas de cocina anticáncer". Merece la pena dejarse caer por este tipo de platos para garantizarnos una dieta saludable. Lo curioso de esta receta es la "orientalización" del proceso. Un "trampantojo" en toda regla que sorprende a la v ...

Comer verduras es de lo más sano que hay. Si encima las suministramos en estado crudo, aún más. Así nos lo cuenta la Doctora Odile Fernández en su gran libro "Mis recetas de cocina anticáncer". Merece la pena dejarse caer por este tipo de platos para garantizarnos una dieta saludable. Lo curioso de esta receta es la "orientalización" del proceso. Un "trampantojo" en t ...