Idea guardada 3 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Tarta de fresas sin horno

DSC02910


Hay que aprovechar la fruta de temporada porque está en su mejor momento de consumo, con todo su sabor y mejor relación calidad/precio.  En este caso vamos a preparar una tarta con fresas que es de las primeras frutas que nos da la primavera. Las fresas tienen un alto aporte de vitamina C y ácido fólico además de otras vitaminas y minerales como potasio y magnesio, por lo que nos va a aportar un montón de sustancias beneficiosas para nuestro cuerpo.
La elaboración de esta tarta no requiere horno por lo que como veis, no tenemos excusa para no hacerla, porque se hace en un momento y lo único que necesita es enfriarse hasta la hora de comerla.

DSC02913

En esta ocasión vamos a utilizar además un ingrediente que originalmente se empezó a utilizar en países como China, Japón o Corea pero que a partir de fines del S.XIX se introdujo también en nuestra cultura. Se trata del Agar-Agar. Es una gelatina vegetal de origen marino extraída de varias especies de algas diferentes. Se utiliza como estabilizador de algunos alimentos o para preparar gelatinas ya que es capaz de absorber agua en cantidades de 200 y 300 veces su peso. Tiene un poder gelificante 10 veces superior a la gelatina de origen animal (cola de pez) y a diferencia de esta última, su poder gelificante se activa en caliente, en temperaturas por encima de los 85º C.. No intentes nunca añadir agar-agar a una mezcla fría porque no va a funcionar. Tampoco lo disuelvas en una mezcla de leche, agua o zumo caliente para activar su poder gelificante y añadirlo después a una mezcla fría esperando que ésta quede compacta, porque tampoco funcionará.
El agar-agar es muy útil en la cocina pero hay que respetar unas pequeñas nociones básicas y será un aliado en muchos de tus platos dulces y también salados. Puedes emplearlo para hacer helados, timbales de gelatina, tartas, flanes, gelatinas y un sin fin de cosas más. Además no aporta ningún tipo de olor ni sabor al alimento al que lo integres.
Es importante no echar más cantidad de la que la receta indica, pues por cuestión de pocos gramos de más puedes echar toda la receta al traste.

Por último añadir que el agar-agar es apto para personas con diabetes ya que no posee azúcar, para personas con intolerancia al gluten ya que tampoco tiene gluten en su composición y también por su origen vegetal es una alternativa a las gelatinas animales para los vegetarianos.

DSC02915


INGREDIENTES:

Para la base:

Un paquete de galletas tipo Maria o Digestive (Puedes utilizar sin gluten)

90 gr. de mantequilla

2 cucharadas de azúcar

1 cucharadita de canela (opcional)
Para el relleno:

1 kg. de fresas

4 yogures griegos

180 gr. de azúcar

2 cucharadita de extracto de vainilla

4 gramos de agar-agar
Para la cobertura:

Un bote de mermelada de fresas

2 gr. de agar-agar

4 cucharadas soperas de agua
ELABORACIÓN:

Trituramos las galletas en un robot de cocina hasta que se conviertan en polvo de galleta. Derretimos la mantequilla en el microondas y se lo añadimos junto con el azúcar y la canela al polvo de galletas y removemos hasta conseguir una consistencia como de arena mojada.

Cubrimos el fondo de un molde desmoldable con la preparación anterior con cuidado de no apretar demasiado ya de lo contrario nos quedaría muy dura la base. Lo metemos en la nevera hasta que tengamos listo nuestro relleno.

Lavamos bien las fresas y las mezclamos con el azúcar y la vainilla. Añadimos los yogures griegos y batimos con una batidora hasta conseguir una crema suave, como si fuese un batido.

Ponemos la mezcla anterior en una cacerola y le añadimos los 4 gr. de agar-agar y sin dejar de remover con varillas manuales, llevamos a ebullición durante dos minutos. Volcamos la mezcla sobre el molde que teníamos reservado y dejamos que se enfríe en la nevera durante una hora aproximadamente.

Preparamos la cobertura de la tarta poniendo la mermelada junto con el agua y los 2 gr. de agar-agar y llevamos a ebullición sin parar de remover durante dos minutos, como hiciéramos con el batido de las fresas. Cubrimos con cuidado la tarta con la mermelada y volvemos a meter en la nevera hasta la hora de consumirla.

DSC02919


DSC02917


ALGUNAS ACLARACIONES:

Es muy importante en esta receta que escojas fresas maduras y con un sabor intenso, de lo contrario te saldrá una tarta más bien insípida.

Puedes sustituir las fresas por cualquier fruta que se te ocurra, procediendo de la misma manera.

El agar-agar lo puedes encontrar en las grandes superficies como Carrefour, Mercadona, Alcampo etc…
 

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Cookies en sartén con helado

Cada vez que veo este postre en la carta de un restaurante (de comida americana por lo general) confieso que estoy deseando que se termine la comida para poder pedirlo inmediatamente (sí, yo soy de la ...

Batido de Te Chai

Si os gusta el te helado, en concreto el Te Chai Latte, este batido os va a dejar sin respiración porque me temo que os lo vais a querer tomar de un solo trago. Yo, sinceramente me he tenido que conte ...

Pastel de zanahoria en copas

Y os preguntaréis por qué en lugar de hacer una tarta de zanahoria en condiciones con sus tres pisos incluidos, tan vistosa ella y tan bonita, se me ocurre meterla en unas minicopas, que aunque está i ...

Helado de Vainilla

A veces uno empieza a hacer las cosas por lo más complicado y se da cuenta de que lo sencillo a veces es la clave de muchas cosas. Y es justamente lo que me ha pasado con los helados. De hecho el hela ...

Recomendamos