Cocina

Mariana Martínez. Cocina y Casa Idea guardada 29 veces
La valoración media de 32 personas es: Muy buena

Sardinas crujientes. Cero grasas

¿Quién dijo que unas humildes sardinas no pueden convertirse en unos sexys, crujientes y deliciosos bocados?



Pues hoy les dejo esta receta que es increíblemente fácil, imposible de echar a perder, y que si les gustan tanto las sardina como a mí, les aseguro que les va a encantar.

Además, estos maravillosos pescaditos azules son una gran fuente de proteína, vitaminas del complejo B (B6 y B12 y niacina) Vit E y D.  También de ácidos grasos esenciales; es decir aquellos que nuestro organismo por si mismo no tiene la capacidad de producir. En este caso ellas nos proveen de omega 3, ademas de fósforo y hierro.  Y como si fuesen ya pocas sus bondades, es de los pescados mas económicos.

Así que manos a la obra y a preparar sardinas crujientes

Ah!! pero antes de contarles como se hacen, les comento que quedan tan crujientes y sequitas por dentro que realmente se convierten en un bocado, en una especie de snack, así que son ideales para comerlas mojándolas en una salsita, o una vinagreta o un guacamole o una mayonesa casera. Se conservan en la nevera en un recipiente de tapa hermética hasta por 6 días. Se pueden comer frías o calentándolas un poco en una plancha o sarten sin grasa.

INGREDIENTES

filetes de sardina

harina de maíz precocida 

avena en hojuelas

coco rallado

cúrcuma en polvo

sal y pimienta negra 

jengibre seco en polvo o fresco bien ralladito La cantidad de los ingredientes para este empanizado va a depender de cuantos filetes de sardinas tengamos. Yo suelo conseguir unas bandejas de filetes congelados que traen aproximadamente unos 700 gr . Vienen sin espinazo pero  tienen las escamas, así que me toca ponerme con un cuchillo ligeramente serrado a retirarlas. Si ustedes las consiguen sin escamas, ¡mucho mejor!

Entonces, para esa cantidad de filetes, uso aproximadamente 1/3 de taza de harina de maíz precocida, unas 3 cucharadas de avena en hojuelas, 1/4 de taza de coco rallado, 1/2 cdta de cúrcuma en polvo, 1/2 cdta de jengibre, una buena pizca de sal y pimienta negra. Se mezcla todo y se coloca en un plato. Se toman los filetes ya limpios y se pasan por el empanizado, solo por el lado de la carne, hasta que queden bien cubiertos.

Se engrasa muy bien una bandeja de horno y se colocan los filetes con la piel hacia la bandeja. Se hornean a 180°C hasta que estén doraditos y al tocarlos sintamos que están firmes y el empanizado crujiente.



 
Fuente: este post proviene de Mariana Martínez. Cocina y Casa, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

alcaparras cebolla coca ...

Coca crujiente de sardinas marinadas

En verano hace calor... YA LLEGÓ EL LISTO!!!!, pero no se que hago que siempre caigo en lo mismo... encender el horno; y es que en otra vida yo he debido vivir en el desierto (vestido de bereber con turbante y todo) o quizás estoy acostumbrando a mi cuerpo al infierno (no me preguntéis :P), pero cuanto más calor hace, más veces enciendo el horno. Di tú que la receta que hoy os presento es un ratit ...

recetas de primeros coste barato entrante ...

Queso de cabra extra crujiente con mermelada de pera a la vainilla

Esta llegando el verano, el bañador ha encogido y tengo que ponerme a dieta ya....hoy ensalada de la buena, de la que casi no lleva na más que un buen chorrito de AOVE, nada más llegar a casa me pongo con ella y así no hay problema......bueno, esas eran mis intenciones hasta que llegué a casa y abrí la nevera y oye...no se que pasó que terminé haciendome este rico queso frito por que yo lo valgo, ...

Postres cero azúcar galletas postres cero azucar ...

Cookies de Navidad. Avena y calabaza

No hay nada que se agradezca mas que una rica galleta.  A media tarde, acompañada de una buena taza de té, café, o chocolate, es algo así como transportarse a un oasis temporal, en el que las prisas, el trabajo y el caos de la vida diaria se detienen mientras saboreamos una buena galleta y sentimos el calor, aroma y sabor de nuestra bebida preferida.  Y en estas fechas hacer nuestras propias galle ...